Papiroflexia

Una foto en La Aldea

08/11/2018

Llorar es muy rentable para aquellos que utilizan el mantra del insularismo como arma arrojadiza y a conveniencia. Muchos le han reprochado a Antonio Morales su defensa de Gran Canaria ante los históricos y documentados desequilibrios. Son los mismos que alzan la voz y utilizan un argumentario rancio y victimista para sacar ventaja hasta en la foto. El órdago, el intento de chantaje, lo vuelve a lanzar la Federación Provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco) de Santa Cruz de Tenerife.

Resulta que los que acusan de pleitistas se agarran a los mismos argumentos para reivindicar la mejora de las carreteras de la isla picuda. Como si los atascos de allí fueran prioritarios a la carretera de La Aldea o los colapsos de la GC-1. Indignados, lanzaron un comunicado argumentando que si se firmase el convenio de carreteras en el municipio grancanario de La Aldea de San Nicolás sería «una cachetada en toda regla» a Tenerife. Al menos los señores de la construcción se saben el nombre de la isla redonda y no lo confunden, como muchos de sus paisanos, con el nombre de la provincia o mutilan el de la capital. Geografía básica.

«Los que acusan de pleitistas se agarran a los mismos argumentos para exigir mejoras en Tenerife»

La patronal de Santa Cruz juega a la psicología inversa, sustenta la advertencia en un simple un «ronroneo», en una especulación, y entra al barro político con el silencio cómplice de Fernando Clavijo y el vicepresidente y consejero de Obras Públicas y Transportes del Gobierno de Canarias, el grancanario Pablo Rodríguez. Los de Fepeco advierten a los socialistas sobre la intención de que la firma del convenio de carreteras, «si alguna vez se produce», sea en La Aldea de San Nicolás, y aseguran que «no es una cuestión baladí». Y tanto. La supremacía debe quedar intacta. Porque la firma, «si alguna vez se produce» enfatizan los señores del pico y la pala, debe rubricarse a la sombra del Teide, proponen. Su presidente, Óscar Izquierdo, incluso afirma que existe un «regionalismo con color amarillo y absorbente (sic) en beneficio de la isla de Gran Canaria», avisando que más vale prevenir que curar, «por lo que estamos y seguiremos alertas, porque ahora es el momento de Tenerife».

Y para muestra un botón. El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, esos socialistas que gobiernan desde Madrid, firmaron ayer un convenio con el Gobierno de Canarias para la rehabilitación de infraestructuras y equipamientos turísticos de las islas. ¿Cómo se repartirán los 15 millones de euros? Pues 4,6 millones para solo 9 acciones en Tenerife y 4 millones para 17 rehabilitaciones en Gran Canaria. Ya pueden estar tranquilos los constructores tinerfeños. Quedan retratados, aunque no salgan en la foto.