Borrar
Directo El Parlamento, a favor de una tasa para acceder a espacios naturales protegidos
A cara descubierta

Pirámide invertida

Silvia Fernández

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 21 de marzo 2024, 22:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud ha publicado esta semana un informe en la revista The Lancet, en el que analiza las tendencias de la fecundidad a escala mundial y que arroja unos datos que vienen a refozar la necesidad de cambiar la mirada y la actitud que tenemos hacia el continente vecino: África.

Según este análisis, en 2050 en siete de cada diez países no nacerán los niños suficientes paramantener al resto de la población y para 2100, al inicio del siglo siguiente, más de la mitad de los niños del planeta nacerán en el África subsahariana. Entonces tendremos una Europa rica pero envejecida, sin nacimientos suficientes para los reemplazos, mientras que África vivirá un 'baby bum' sumida en la pobreza más absoluta -si nada cambia en las próximas décadas- y unas condiciones de vida extremas, con un clima mucho más seco que el actual.

Aún quedan muchos años para llegar al próximo siglo pero, viendo el devenir de los últimos 50, todo apunta a que África seguirá siendo mirada de reojo desde este primer mundo, y la relación norte-sur no se sustentará en la igualdad.

Europa y España, como puerta de entrada al continente, debería haber empezado hace tiempo a tener en cuenta todas las proyecciones de población que realizan los grupos de expertos a nivel mundial y que son coincidentes para fijar unos flujos migratorios regulados, por los que cada año cientos de personas puedan entrar en el primer mundo de forma ordenada. Se trata de formarlos y prepararlos para que forman parte de la sociedad europea, sosteniendo un pirámide poblacional que se desmorona.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios