Juan Carlos Valerón, en su segunta etapa de amarillo. / C7

Nombres propios

«En Arrecife bien puede figurar Mercedes Medina, educadora ejemplar, en el ahora a secas instituto de Altavista»

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ Arrecife

Hacer valer el arraigo y las querencia a las cosas, a los sitios, a los recuerdos, suele ser más sencillo cuando se les agrega un nombre propio. Yo estudié en el Antonio Zerolo y en el Agustín Espinosa; me lo pasé en grande cuando disfruté de Joan Manuel Serrat y Teresa Rabal en el Avendaño Porrúa; tuve la suerte de ver cómo Juan Carlos Valerón levitaba con el balón sobre el suelo helado de El Soto y Román Valero. También estuve en el Martínez Valero cuando salimos del infierno de Segunda B, junto con quien tiempo después rubriqué papeles en el edificio de Yaiza que honra a Benito Pérez Armas.

Cada uno de ustedes, a poco que haga memoria, da igual edad y condición, fijo que sabrá hacer una relación con momentos y trayectorias con referencias nominales. Y seguro que hasta se sentirán orgullosos de tener vínculos emocionales con Benito Pérez Galdós, Colón, Alfredo Kraus, Víctor Jara, Tomás Morales, Doctor Azofra del Campo, Sagrado Corazón o César Manrique Cabrera.

Los nombres propios permiten a las comunidades tener referentes y valores. En especial de ello saben los regímenes totalitarios, capaces de borrar del mapa cualquier referencia que huela a democracia, derechos humanos, cultura, libertad y futuro; dando igual que la dictadura sea comunista o reaccionaria. Por ello nos obligamos a dotar de peso nominativo a centros deportivos, museos, puertos y hospitales; sin que sea hacer de menos que pueda quedar en segundo término el emplazamiento, como pasa con algún aeropuerto o centro educativo.

Sobre la última referencia, esta semana se ha asumido en Fuerteventura que enriquece más distinguir a un instituto de Puerto del Rosario como Puerto Cabras Rafael Báez. Un buen ejemplo de que en Arrecife bien puede figurar Mercedes Medina, educadora ejemplar, en el ahora a secas instituto de Altavista.