Lunes en África

Luna roja y colorados

21/01/2019

Anoche la luna se puso roja, aunque el enfado a esta hora ya se le habrá pasado. Conviene aclarar algunas cuestiones previas: nada que ver con la visita de Pedro Sánchez, visto y no visto, este sábado al mitin del PSOE junto a la playa de Las Canteras. Como puede verse en los noticieros, es causa común en la fauna política la urgente necesidad de cosechar votos, para lo que siembran espectáculos con artificios verbales en las plazas sin importar el color de la luna. Será peor que el eclipse, más largo y oscuro.

Nada que ver tampoco con la agricultura. Llegan con toques a rebato en busca de simpatías, los candidatos incapaces de sonreír cuando entran en los bares. Impostados locutores multimedia llenan con ruidos en metálico el hueco que antes ocupaban las ideas. Un eclipse prolongado. Algunos siguen sin percatarse, en su absoluta ignorancia de las cosas de la tierra, de que las cosechas sólo sirven para recoger los frutos de la siembra. Gobiernan sin luna, sin luces y sin votos. Dispuestos sin humildad a que usted pague las deudas.

Y a pesar de todo, para cruzar tales charcos estos meses nada mejor que seguir los consejos del Cabildo de Tenerife. En un arrebato de simpatía, la autoridad explica en un cartel cómo sobrevivir a un atasco. «Acepta la situación, la solución no depende de nosotros», dice la primera jaculatoria. Para evitar la frustración, recomienda además no repetir frases negativas ni lamentos mientras dura el tapón. Tolerar la frustración sin generar agresividad es otra de las sugerencias para no calentarse en la carretera, y por si fuera poco. puede dedicarse a mirar el paisaje, observar a la gente o encender la radio. Y si quiere evitarse líos, bastará con salir 20 minutos antes de casa. Este es el nivel. A diferencia de la luna, por estas cosas nadie se pone colorado.