Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 16 de abril
Gafas para ver cosas. Arcadio Suárez
La gente ve cosas
...y los gatos tocan el piano

La gente ve cosas

Sábado, 16 de marzo 2024, 23:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hay quien es capaz de ver a dos menores de edad como jefes de una banda mafiosa que trafica con personas. Te metes en una patera huyendo de todo tipo de desastres humanitarios –hambre, pobreza, violencia, conflictos bélicos, discriminación,…– coges el timón porque nadie está al mando y te conviertes en «patrón» de la barcaza, neumática o flotador en el que navegas junto a otros tantos desgraciados y desgraciadas como tú. Algunos fiscales y algunos jueces ven cosas muy complejas, pero otras veces no saben quién es «M. Rajoy».

Otra de las cosas para las que tenemos las antenas desarrolladas es para el sindicalista que está en un bar en las horas sindicales. Un canalla. Pero si te quedas con miles de euros en mordidas de mascarillas es una campaña de la ministra de Hacienda.

También vemos con facilidad que la chica joven que sale de fiesta y bebe es la culpable de que la violen, abusen de ella o la maten. Algo habrá hecho, además de ser mujer, para que le ocurra tal cosa. Menos visible es la mercantilización de las relaciones y el esperpento de elevar la prostitución y los vientres de alquiler a un «trabajo» entre otros. Si permitimos esa cosificación nunca más volveremos a ser sujetos de pleno derecho, pero ahí está, lista para que la veamos.

La gente ve cosas, como que si sales a hacer la compra te ocupan la casa. Como que si vives fuera de la «ciudad baja», tus impuestos son diezmos, porque nunca revierten en tu barrio. Ve cosas como que en Madrid se mató a las personas mayores en las residencias. Pero no se ve que aquí, en casa, tardamos más de dos años en atender la dependencia, que se privatizan las residencias, que se reducen las listas de espera quirúrgicas porque ya nadie llega a las especialidades. Vemos cosas, es cierto, pero todas en el ojo ajeno.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios