Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este domingo 3 de marzo
C7
Ya vienen los Reyes...
Tribuna libre

Ya vienen los Reyes...

Cada cinco de enero, se celebra en la isla, en especial desde la mitad del siglo XIX, con enorme animación e ilusión, organizándose muy diversos eventos, según los gustos y las posibilidades de cada época

Juan José Laforet

Cronista oficial de Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 2 de enero 2024, 22:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No se equivoca el famoso 'sapo cancionero', de la popular zamba argentina escrita por Jorge Chagra, sobre unos versos de Nicolás Toledo titulados 'Sapo Trovero', cuando repite, una y otra vez, «que la vida es triste si no la vivimos con una ilusión». Y ese es el principal ingrediente de estos días que restan de las fiestas navideñas, hasta el 'día de Reyes', la ilusión. Una ilusión contagiosa y generalizada, que enfervoriza a los más pequeños y encandila a los mayores y que, de alguna manera, a todos hace niños y a este tiempo patria de los ensueños.

Los 'días de Reyes', pasado el día de 'Año Nuevo', y en especial la víspera de Reyes, tienen por muchísimos lugares y rincones de Gran Canaria tradición, sabor y encanto muy particular. Desde diversas y antiguas representaciones de autos de Reyes Magos, a bailes, cenas y todo tipo de saraos, que culminan en una noche en la que la ilusión se reparte de igual forma, aunque con expresión muy diferente, para mayores y pequeños.

La víspera de Reyes tiene por rincones de Gran Canaria tradición, sabor y encanto particular

La 'noche de Reyes', cada cinco de enero, se celebra en la isla, en especial desde la mitad del siglo XIX, con enorme animación e ilusión, organizándose muy diversos eventos, según los gustos y las posibilidades de cada época.

Era una noche esencialmente de los más pequeños, que tras dejar las botas, o los zapatos, en la ventana, en el balcón o en el patio, junto a un buen manojo de alfalfa, un caldero de agua caliente y alguna copa de aguardiente o de vino dulce del Monte, para reconfortar a sus Majestades de Oriente y a su comitiva, agradeciéndoles de esta forma sus generosas dádivas, se acostaban antes de lo acostumbrado, intentando conciliar el sueño, pues si cuando llegaban los Reyes estaban aún despiertos podían quedarse sin regalos. Sin embargo, la enorme ilusión del momento hacía muy difícil cerrar los ojos.

Pero los mayores también disfrutaban de una noche muy especial, en la que tenían la alta misión de ser colaboradores de los 'Reales Magos de la ilusión'. En la capital, como en muchas poblaciones del interior, cuajó la costumbre de los 'bailes de Reyes', unas animadas fiestas, en casos complementadas previamente con una cena, que se prolongaban hasta bien entrada la madrugada. Una tradición o costumbre que, en la actualidad, mantienen algunos clubes y sociedades de la isla.

Desde el siglo XIX, al menos, en estos 'días de Reyes' había mucha bulla, desde el paseo, acompasado por el ruidoso pasacalle de los tambores del Regimiento que, como recoge Domingo J. Navarro, de esta forma «felicitaba hasta que recogía la propina», hasta la 'cabalgata de Reyes' ideada por el pintor Néstor Martín Fernández de la Torre, que convertía la calle de Triana en un gigantesco escenario adecuado para recibir a los 'Reyes de Oriente', y que hoy, con otras formas, mantiene viva la Casa de Galicia, en estrecha colaboración con el Ayuntamiento capitalino, sin olvidar la costumbre que, desde hace bastantes años, lleva a miles de personas a pasear por la calles del Barrio de Triana, donde se han multiplicado los puestos en la calle, con animadas tertulias y rondallas, que siguen la tradición surgida en torno a las sardinas asadas y al guitarreo que se organizaba, delante del minúsculo (entonces) Bar Lagunetas, un excelente rincón con alma netamente isleña.

También para estos días se preparaban distintas actividades en otros tiempos, como en la segunda década del siglo XX, cuando la Sociedad de Fomento y Turismo organizaba cada cinco de enero exposiciones de artesanía o manualidades con carácter benéfico.

Días de Reyes, cabalgatas y saraos, sueños, inquietudes, esperanzas. Ya vienen los Reyes

En 1919, hace unos ciento veinticinco años, tuvo lugar una exposición de muñecas donadas por jóvenes de la ciudad, destinándose el importe de la rifa a las obras del Grupo Escolar de San José, que entonces promovía y construía la citada entidad. Algunas familias, como la de D. Emilio Ley, recibían en sus casas a los niños del internado de San Antonio, para obsequiarles con una merienda y entregarles los regalos que los 'Reyes' habían dejado allí para ellos. En hospitales y otras instituciones también se ofrecían juguetes, en esta jornada de ensueño, en la que la ilusión no debe faltar para nadie, a los niños menos favorecidos.

En Agüimes, desde 1956 se representa un peculiarísimo Auto de Reyes Magos, ideado y escrito por el que fuera su cronista oficial, el escritor y periodista Orlando Hernández, que, en gran medida, ya ha dejado de pertenecer a su autor, pues hoy es algo que pertenece a todo el pueblo, a su sentir tradicional, a su memoria colectiva, y que es merecedor de reconocimientos como la declaración de Bien de Interés Cultural. Y es que son los propios vecinos, casi el pueblo al completo, coordinado e impulsado por la Asociación La Salle, quienes se encargan de escenificar este brillante y entretenido Auto de Reyes Magos, tomando como decorado las bellísimas calles y plaza del casco antiguo, del entorno señorial, eminentemente canario y blanco que siempre caracterizó a esta población tan sugerente de las tierras del sur.

Días de Reyes, cabalgatas y saraos, sueños, inquietudes, esperanzas. Ya vienen los Reyes, vienen cargados de ilusiones para todos, aunque luego, como ocurre desde tiempos inmemoriales, no sea el reparto exquisitamente justo con todos. Pero quizá lo importante no sea lo que al final se reciba, que todo es de agradecer, sino la ilusión que se reparte por igual a todos en estos días, esos sueños convertidos en verdaderos días de fiesta en la espera. Que la ilusión sea el verdadero y más valioso regalo que todos recibamos en estos días, en el conjunto de nuestras vidas. Y como se solía decir siempre por esta isla: ¡Felices Reyes amigos!

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios