Chana Perera, presidenta del Cabildo de Lanzarote a finales del pasado siglo. / C7

Es el tiempo de las mujeres

«Son masculinos los 17 históricos personajes merecedores de reconocimiento especial por parte del Cabildo, incluido el reciente Hijo Predilecto, a título póstumo, Ico Arrocha»

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ Arrecife

Hace dos semanas me permití la licencia de reclamar la toma de medidas para que una profesora ejemplar, como así fue Mercedes Medina, siguiera dando nombre a un centro educativo de Arrecife. A fin de cuentas, en la capital de Lanzarote las mujeres apenas si tienen presencia en espacios y organismos, en consonancia, dicho sea de paso, con otros muchos lugares.

Invito a conocer estudios hechos por GeoChicas, una comunidad de mujeres principalmente hispanohablantes, de América Latina y España, que tienen entre sus objetivos prioritarios cerrar la brecha de género desde muy distintas vertientes. Estos análisis han servido para hacer ver que en los callejeros de algunas de las principales ciudades españolas la presencia femenina es de corte muy residual. Y eso que se incluyen a diversas santas y y vírgenes varias.

En especial se observa la escasez de apelativos de mujer en las vías céntricas de las urbes, las más antiguas. Lógico, toda vez que es consecuencia del rol preponderante en exclusiva que las sociedades daban al hombre. En Lanzarote, por ejemplo, hubo que esperar hasta casi final del pasado siglo para tener una presidenta cabildicia (ChanaPerera) o ver a mujeres alcaldesas (Manuela Armas, Elizabeth de León); y constan municipios donde aún, bien avanzado 2021, no ha habido ocasión de que el bastón de mando lo porte una mujer (Tinajo, Teguise, Tías). Y son masculinos los 17 históricos personajes merecedores de reconocimiento especial por parte del Cabildo, incluido el reciente Hijo Predilecto, a título póstumo, Ico Arrocha.

Así las cosas, me atrevo a pedir que nos obliguemos a que toda mujer que haya contraído méritos tenga el sitio que por razón social se merezca. De justicia es.