Borrar
Integrantes de un cuerpo élite de la Policía ecuatoriana irrumpen en la Embajada de México para detener al exvicepresidente Jorge Glas. Efe
Ya ni las embajadas
Por si le interesa

Ya ni las embajadas

Gaumet Florido

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 16 de abril 2024, 23:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Aún es pronto para valorar si lo que pasó en Ecuador la semana pasada quedará registrado para el devenir de la historia como un episodio aislado o si, por el contrario, se convierte en un punto de inflexión para un nuevo revés a las mínimas reglas de juego en las que se enmarca el siempre frágil derecho internacional.

Es verdad que no es la primera vez que un Estado se salta la Convención de Viena de Relaciones Diplomáticas, que data de 1961 y que han firmado 190 países, y viola la soberanía de una embajada o una sede consular, pero el asalto de fuerzas policiales ecuatorianas a la cancillería mexicana en Quito y la suficiencia y altanería con la que el propio presidente Noboa ha defendido la acción han encendido las alarmas.

En un contexto de tensión máxima a escala internacional, con varios escenarios bélicos al rojo vivo, este golpe al tablero de las buenas prácticas puede que no sea baladí. Además, y para colmo, se suma a otros capítulos recientes de desprecio a las normas diplomáticas, como el bombardeo, atribuido a Israel, de la embajada iraní en Siria, hace dos semanas, o el asesinato en 2018 de Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Estambul.

Ecuador, que paradójicamente protegió durante años en su embajada en Londres a Julian Assange, buscado por EE UU, se escuda en que la persona que México había asilado en su embajada, Jorge Glas, exvicepresidente del país, no era perseguido por motivos políticos, sino porque le faltaba por cumplir una pena de prisión por corrupción.

Otra vez se olvidan de una clave, como les pasa a muchos hoy día. El fin, en un entorno de reglas democráticamente negociadas y aprobadas, no justifica los medios. Ni dentro de un país ni fuera de él.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios