Jaula y arco iris

Distintos

25/04/2018

Una comparación entre el sondeo de Técnicos en Socioanálisis (TSA) que ha venido publicando CANARIAS7 y el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del pasado mes de marzo señala que los ciudadanos y las ciudadanas de Canarias muestran, con diferencia, mayores sentimientos de identidad con su comunidad autónoma que la media española. Así mismo, los habitantes de las Islas son mucho más favorables a incrementar los actuales niveles de autogobierno que el conjunto de los españoles. Ambos estudios han sido realizados muy recientemente y, por tanto, en medio de una ola neocentralizadora como respuesta a la crisis territorial en Cataluña.

En el primero de los casos, el carácter identitario, en el estudio del CIS solo de su comunidad autónoma o más de su comunidad que españoles se manifiesta el 16% de los encuestados. Si vamos a la investigación llevada a cabo por TSA para la Comunidad Canaria este porcentaje se eleva hasta el 36,7%, algo más del doble, de los que un 6% se manifiesta exclusivamente canario y un 30,7% más canario que español. En los dos informes se sienten tanto de su comunidad como españoles la inmensa mayoría, en torno al 55%.

Es verdad que los datos son inferiores a los de hace diecisiete años. El Sociobarómetro de Canarias correspondiente al año 2001, indicaba que el sentimiento identitario canario agrupaba a casi la mitad de la muestra, un 49,6%. Entonces, a comienzos de siglo, se consideraba solo canario un 19,9%, mientras que más canario que español aglutinaba a un 29,7% de las personas entrevistadas. Puede haber influido en esa evolución a la baja desde los profundos cambios demográficos experimentados en este período a la decepción con los gobiernos nacionalistas y sus actuaciones.

Aunque en los últimos años parece estabilizarse. De hecho, en el barómetro postelectoral del CIS correspondiente a las autonómicas de mayo de 2015, el sentimiento identitario alcanza en las Islas el 34%. Un dato similar, ligeramente inferior, al del reciente trabajo de TSA (36,7%).

«El Sociobarómetro de Canarias correspondiente al año 2001, indicaba que el sentimiento identitario canario agrupaba a casi la mitad de la muestra, un 49,6%»

gran canaria. Por territorios, el mayor sentimiento identitario se refleja en la isla de Gran Canaria (41,3%, casi cinco puntos por encima de la media de la Comunidad), seguido por Fuerteventura (36,5%) y Lanzarote (35,1%). El menor en El Hierro, 29,7%. En Tenerife alcanza el 33,1%.

En el tema que nos ocupa se pueden observar notables diferencias entre los votantes a las distintas formaciones políticas. Los más elevados sentimientos identitarios canarios los muestran los que señalan preferencias electorales por Podemos (65,1%), Nueva Canarias (61%) y Coalición Canaria (55,1%). Los menos, los que apoyarían en las urnas a Ciudadanos (18,9%) y Partido Popular (20,2%). En los seguidores del PSOE se queda en un 22,2%.

En el otro lado de la balanza, el trabajo del CIS confirma que un 22% de su muestra se siente solo español o más español que de su comunidad autónoma. Este dato disminuye sensiblemente en el Archipiélago, situándose en un 4,8%, según el reciente sondeo de TSA.

Respecto al grado de identificación con Canarias, España y la Unión Europea, este va disminuyendo a medida que nos vamos alejando del territorio de residencia. Así, afirman sentir mucha identificación con las Islas el 71,5% de la muestra de Técnicos en Socioanálisis. Dato que baja hasta el 46,1% en el caso de España y al 31,2% cuando se pregunta por Europa.

autogobierno. Con relación a la organización territorial del Estado, los ciudadanos y ciudadanas de Canarias aparecen con mayor vocación autonomista que en el conjunto de España. Así, la encuesta reciente para CANARIAS7 apunta que un 35% desea más autonomía frente al 13,6% de los datos que arroja el CIS en marzo como media estatal. La mayoría de los entrevistados, un 47,8%, opta por mantener el mismo nivel de autogobierno.

Eso sí, los canarios somos menos defensores del derecho a decidir y de la posibilidad de una comunidad autónoma de acceder a la independencia, un 2,3% frente al 7,7% estatal. Este dato es casi clavado al recogido en el postelectoral del CIS de 2015 para Canarias: 3,3%.

Por territorios, los más propensos a un incremento del actual autogobierno son La Gomera (47,4%), El Hierro (41,2%) y Fuerteventura (40,2%). Los más reticentes, los habitantes de La Palma (30,4%). En Tenerife, mayor autonomía es reclamada por el 36,9% y en Gran Canaria por el 38,3%.

Menos autonomía o ninguna autonomía, es decir las posiciones más favorables al puro y duro centralismo, son apoyadas en Canarias solo por el 5,6% de la muestra, datos notablemente inferiores a los que ofrece el CIS como media española en su último informe, un 28,8%.

«Por territorios, el mayor sentimiento identitario se refleja en la isla de Gran Canaria (41,3%, casi cinco puntos por encima de la media de la Comunidad), seguido por Fuerteventura (36,5%) y Lanzarote (35,1%). El menor en El Hierro, 29,7%».

Comunidades históricas. En conjunto, tengo la impresión de que los interesantes datos aportados por el sondeo de Técnicos en Socioanálisis para este periódico apuntan a una Comunidad Canaria mayoritariamente defensora del autogobierno y con niveles identitarios elevados que solo superan algunas de las denominadas comunidades históricas; aunque inferiores a los de las investigaciones llevadas a cabo a inicios del siglo XX y que, desgraciadamente, no tuvieron continuidad, lo que nos hubiese permitido disponer de más y mejores datos sobre su evolución.

Y creo que confirman, también, la existencia en el Archipiélago de un nacionalismo moderado, profundamente autonomista, no vinculado a elementos étnicos ni a reivindicaciones históricas, que sigue teniendo espacio y significado en un mundo de enorme globalización y en donde muchas de las decisiones que afectan a los ciudadanos y ciudadanas se toman lejos de las comunidades y de los poderes locales.

Un nacionalismo, con sus aciertos y errores, con sus potencialidades y déficits, con sus abiertas contradicciones, que, probablemente, tiene tanto o más sentido en esta tierra que en otras nacionalidades y regiones de España.