Colillas en el suelo. / C7

20 céntimos por colilla

«Por fecha en el calendario son más de 11.836 millones de colillas las que acaban afeando y contaminando el planeta»

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

A nivel mundial son 137.000 por segundo las que acaban en el suelo, según un estudio dado a conocer hace pocos meses por EcoMégot. En una hora, 493.200.000. En un día, 11.836.800.000. Redondeando, por fecha en el calendario son más de 11.836 millones de colillas las que acaban afeando y contaminando el planeta. Cada una tarda diez años en degradarse.

En tiempos en que por lo general tenemos asumido que los recursos son limitados, disponemos de un filón con estos desperdicios, a poco que se asuma que tenemos un problema y que pueden concretarse soluciones para que estos desagradables desperdicios, al menos a vistas de alguien a quien el tabaco desagrada, puedan servirnos de utilidad.

Tengo entendido que hay iniciativas para hacer con colillas materiales para la construcción y en ciertos foros se han abierto debates de cara a que puedan servir para alimentar procesos industriales, como alternativa al petróleo y sus derivados. Y seguramente habrá otras posibilidades de aprovechamiento que están siendo objeto de análisis.

Partiendo de la base de que reciclar a gran escala, por ende, es factible; crucial será que las personas fumadoras asuman que deberán ser actores primordiales. Harán falta programas de concienciación y medios, en abundancia, para que se puedan almacenar los residuos. Y llegado el caso, tocará hacer campañas de promoción y legislar.

En Cataluña estos días se está valorando implantar una norma orientada a cobrar 20 céntimos de euros por cigarrillo que se venda. O sea, por cada cajetilla de una veintena de unidades, un sobrecoste de 4 euros. Este dinero se podrá recuperar, siempre y cuando las colillas sean devueltas en puntos autorizados. Es una opción, ni mejor, ni peor que otras alternativas; pero sí es una muestra de que se ha tomado conciencia del problema. Y un avance es.