A cara descubierta

A vueltas con Aval Canarias

05/05/2017

Han pasado dos años desde la fusión de las sociedades de avales de Canarias, Sogapyme y Sogarte, en un único entidad: Aval Canarias y los problemas siguen sin solucionarse. O incluso, me atrevería a decir, que se han agravado por la falta de transparencia en los datos de los dirigentes de la nueva sociedad.

Aval Canarias surgió con enormes diferencias y reticencias por parte de los consejeros de Gran Canaria porque la operación, comandada por Tenerife y más en concreto ATI, se encargó de dejar la dirección en manos de los directivos de Sogarte, a pesar de que sus cifras económicas y financieras eran bastante peores que las de Sogapyme (la sociedad de Las Palmas). Esta situación llevó a la salida de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) de la nueva entidad y a fecha de hoy son varios los consejeros de Gran Canaria que continúan sin acudir a los consejos, a la espera de que algo cambie.

«Dos años después de la fusión de las dos sociedades provinciales los problemas siguen sin solucionarse y se agravan. La falta de transparencia y de datos es el nuevo frente».

El Gobierno es conocedor de esta situación y por parte de algunos miembros hay interés por cambiar una situación que la parte tinerfeña no permite. Normal. Desaparecidas las cajas de ahorros, esta entidad se ha convertido en el único instrumento en manos de los políticos para apoyar operaciones financieras de dudosa solvencia y que una entidad al uso no aprobaría.

Quizás por eso es difícil hoy conseguir los datos. Medios de comunicación, partidos políticos como Nueva Canarias, y el Cabildo de Gran Canaria llevan meses pidiendo datos concretos y no hay manera de conseguirlos. Aval Canarias se limita a dar lo que quiere y no detalla ni las operaciones cerradas a nivel provincial ni los créditos dudosos. Todo lo que pasa son números verdes, crecimientos del 200% y cifras que dibujan una situación idílica. Y cuando se les pregunta por otras cifras aseguran que no los tienen. Y ya. Esperemos que esto no acabe como el rosario de la aurora y la intervención del Banco de España.