Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. / JOSÉ RAMÓN LADRA

Ella es así

Rosa Palo
ROSA PALO

Que las cuentas de Twitter de los políticos las carga el diablo lo saben hasta los que no tienen móvil. Pero hay días en los que una se pregunta si no las cargará un tronista: a la pregunta de Jorge Javier Vázquez a Ignacio Aguado en «Sálvame» («¿Isabel Díaz Ayuso es así o se lo hace?»), en la cuenta de Twitter del PP de la Comunidad de Madrid han respondido con un vídeo de Ayuso haciendo cosas de Ayuso y, sobre todo, diciendo cosas de Ayuso. Pero lo mejor es el hashtag: #AyusoEsAsí. Jesús mil veces. Flaco favor le han hecho a la ínclita.

«Yo soy así», con las variantes de persona gramatical que queramos, es la frase que todo lo justifica: disculpa la ignorancia, la soberbia, la indecencia y cualquier despropósito, desde ser impuntual hasta fumar en el ascensor. La utiliza Belén Esteban para explicar sus salidas de tono, y Kiko Rivera la convierte en la ¿canción? «Así soy yo». Tres palabras que se transforman en un muro que obliga al otro a soportar las carencias, los fallos y la insoportable necedad de nuestro ser. Y, si no le gusto, es su problema.

Puestos a desbarrar, tendrían que haber sacado a Ayuso al ritmo del jingle de Farala: «Tenemos chica nueva en la oficina que se llama Farala y es divina. Es elegante, independiente, sonriente, inteligente, ama a la gente, es juvenil. Ella es así». Y chimpún. Pero el community manager debe ser tan joven que no recuerda el anuncio. En este patio de colegio en el que se ha convertido el politiquerío en Twitter hay faltones, pelotas y supuestos graciosos; empollones, pocos. Cuando esta semana le preguntaron a Margarita Robles por el tuit de Ione Belarra, contestó que no tenía tiempo para leer tuits. Con razón es la ministra mejor valorada.