La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, en el Congreso. / reuters

Yolanda Díaz rechaza un referéndum monárquico y desvincula a Felipe VI de su padre

»Cualquier institución merece respeto y merece que conozcamos lo que ha pasado. No es un problema de estar aquí o allí», afirma la vicepresidenta segunda sobre el posible regreso del emérito

E. P. Madrid

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, aseveró este domingo que ahora no es el momento para hacer un referéndum sobre la corona. A su juicio, no es un tema que cope la centralidad del país.

También subrayó que el actual monarca Felipe VI no tiene que dar explicaciones por las presuntas irregularidades de su padre, el rey emérito. En este sentido, recalcó que esa exigencia le corresponde al propio Juan Carlos I, aunque matizó que el debate no es si tiene o no que regresar a España.

«Yo creo que el problema no es que se haya ido o vuelva, de hecho cuando se fue no entendí muy bien la decisión. El problema está aunque no esté. Cualquier institución merece respeto y merece que conozcamos lo que ha pasado. No es un problema de estar aquí o allí», enfatizó la titular de Trabajo.

En declaraciones a 'La Sexta', señaló que ella no le tiene miedo a la democracia y que todo el mundo sabe que no es monárquica. Sin embargo, entiende que no es pertinente ahora una consulta a la sociedad sobre el futuro de la institución, dejando claro que es la gente la que tendrá que abrir las «puertas de la historia».

Contará con toda la izquierda

Sobre el proyecto que impulsa para ensanchar el espacio progresista, Díaz afirmó que «claro» que va a contar con Podemos, así como otras formaciones del espacio confederal como 'los comunes' de Ada Colau. Incluso citó en este sentido a Compromís, formación que ahora no está referenciada a Unidas Podemos.

A su vez y tras recalcar que todos los partidos de izquierda tendrán un papel, también advirtió de que el «politiqueo» no le gusta ni tampoco aspectos que tensionan a las formaciones políticas, como la configuración de las listas electorales. Dijo que ella prefiere los proyectos e ideas, por lo que el protagonismo en esta plataforma corresponde a la sociedad.

Puso como ejemplo la irrupción de Podemos, que se creó a partir de ideas y donde no había partidos y que si luego se decide que hay que ir a las elecciones, pues se adopta esa herramienta jurídica. No obstante, Díaz apostilló que a veces los propios partidos hacen más difícil este tipo de procesos políticos como el que promueve.