Yolanda Díaz, Pedro Sánchez y Nadia Calviño, este viernes, durante la presentación del PERTE. / EFE

Unidas Podemos se vuelca en la presentación del PERTE social

El Ejecutivo aprobará el martes un plan de 800 millones destinado a la economía más cercana y los cuidados

M. A. A. / J. M. C. Madrid

No era día para reproches por la división de los socios del Gobierno en la votación de la Ley Audiovisual, sino de felicitaciones y muestras de unidad en la presentación de un nuevo Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE). Un proyecto, en esta ocasión, dotado con 800 millones de euros para la economía social y de los cuidados. Este afecta a 12 ministerios, pero especialmente a dos carteras en las que Unidas Podemos tiene a sus dos primeras espadas: Yolanda Díaz (Trabajo) y Ione Belarra (Derechos Sociales).

Por ello, desde el sector morado se afanaron durante toda la jornada en restar importancia a la última brecha que ha separado a ambos socios en el Parlamento y que definen como «normal en un Gobierno de coalición». Todo pese a que el jueves algunas voces en la formación volvieron a agitar el fantasma de una «gran coalición» entre PSOE y PP. Pero la consigna este viernes volvió a ser la de no hacer fuego amigo para no opacar la presentación del PERTE.

Entre los objetivos del plan que aprobará este martes el Consejo de Ministros destacan el de reforzar las capacidades emprendedoras de las empresas de la economía social ante la transformación digital y la transición ecológica, y fortalecer los servicios avanzados en el ámbito de los cuidados. Dentro de este segundo propósito, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, enumeró algunas líneas de acción como fomentar la cualificación de los profesionales del sector de los cuidados; mejorar la atención a los más de 50.000 niños que crecen bajo el sistema de protección, con especial atención a su inclusión social y profesional o promover el «cohousing senior», es decir, viviendas colaborativas para mayores.

El jefe del Ejecutivo subrayó la necesidad de «evitar cualquier tipo de exclusión social como la que se ha visto en el ámbito del sector financiero». Yolanda Díaz destacó, por su parte, la «enorme importancia» de la economía social en España, que representa «el 10% del PIB». En concreto, ocupa a más de 2,2 millones de personas y son más de 43.000 empresas. Díaz remarcó que la economía social «no compite», «colabora», es «horizontal» y «feminista». «Es una economía inclusiva, que abraza», insistió antes de añadir que también está «muy apegada al territorio, tanto que conoce muy bien la fijación de población en las zonas rurales y los lugares despoblados».

En paralelo, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico sacó a información pública el programa de ayudas a proyectos de redes de calor y frío a partir de energías renovables, dotado inicialmente con 100 millones de euros, como informó este viernes la cartera que dirige Teresa Ribera. Esta línea de incentivos puede movilizar una inversión de alrededor de 230 millones y lograr la implantación de más de 320 megavatios (MW) de nueva potencia instalada. El IDAE se encargará de la gestión de las ayudas asociadas a este plan.