Los socios de Sánchez se jactan de que el emérito es «una fábrica de republicanos»

Presionan a los socialistas para acabar con la inviolabilidad del jefe de Estado y piden que dejen de vetarse las comisiones de investigación

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

La visita del rey emérito a España ha agriado aún más la convivencia entre el ala socialista del Gobierno y sus socios de legislatura. Una relación que ya estaba tocada desde el estallido del 'caso Pegasus' pero que ahora, con la Corona en el centro de la discusión, ha recuperado viejas demandas de la izquierda y del independentismo. Entre ellas, las de retirar la inviolabilidad al jefe de Estado o investigar a Juan Carlos I en comisión parlamentaria. La cuestión centró de lleno este martes el debate en el Congreso. Los aliados del bloque de investidura se llegaron a jactar de que el emérito se haya convertido en «una fábrica de republicanos», como le definió el diputado de Compromís Joan Baldoví y luego ratificó el portavoz de Esquerra, Gabriel Rufián.

El viaje de cinco días con una agenda que ha incomodado a la Casa Real también sirvió para que el socio minoritario del Ejecutivo, Unidas Podemos, recuperara la consigna del «horizonte republicano», que parecía un asunto secundario desde la marcha de Pablo Iglesias de la política. El portavoz parlamentario de los morados, Pablo Echenique, considera que Juan Carlos I «se ha reído de todos los españoles» e insistió en que la inviolabilidad de la Jefatura del Estado «es un problema que humilla a nuestra democracia». Aunque mostró, sin embargo, cierta indiferencia con la posibilidad de que el emérito fije su residencia habitual en España, como avanzaron el lunes desde Zarzuela. «La única manera de que se recupere la igualdad de los españoles ante la ley se llama república», zanjó.

LAS FRASES:

  • Gabriel Rufián - Portavoz de Esquerra. «El rey emérito es el mejor republicano deeste país, le aconsejamos que siga así porqueestá haciendo unalabor extraordinaria»

  • Isabel Rodríguez - Portavoz del Gobierno. «Ha quedado constatado que (Juan Carlos I)tuvo conductas poco ejemplares. Ha perdido una oportunidad de explicarlas»

  • Pablo Echenique - Portavoz de Unidas Podemos. «Ha cometido delito yno tiene reproche penal. La única manera de quese recupere la igualdadde los españoles ante la ley se llama república»

Igual de duro se mostró Rufián, quien tras reconocer que la relación entre los socialistas y los suyos «pasan por su momento más complicado», instó al antiguo monarca a «acudir a un juzgado para dar explicaciones». «Que viva donde quiera vivir, pero que se lo pague él y que la monarquía se presente a las elecciones». El portavoz de Esquerra tiró de ironía para destacar que el padre del Rey es «el mejor republicano de este país» y le aconsejó seguir así porque «está haciendo una labor extraordinaria».

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, pidió al Gobierno que retire el título de rey a don Juan Carlos y calificó su visita a España de «espectáculo bochornoso y absurdo». Opinión que compartió la dirigente vizcaína del PNV, Itxaso Atutxa, que cree que se ha perdido «otra posibilidad de no afear ya más esa imagen de la monarquía en España».

Otro socio habitual del Ejecutivo, el PDeCAT, recordó las palabras de la portavoz gubernamental, Isabel Rodríguez -que ha dicho sentirse «decepcionada»- para pedir al PSOE que no vete las comisiones de investigación relativas al emérito en el Congreso. Una solicitud en la que hizo hincapié su portavoz, Ferran Bel. «Estoy seguro que los socialistas se lo van a replantear», afirmó.

El aludido -el PSOE- no alcanza las cotas críticas de sus aliados, pero sí comparte parte de estas. El portavoz parlamentario socialista, Héctor Gómez, considera que el emérito «ha perdido una oportunidad enorme de dar explicaciones a la ciudadanía, independientemente del cierre» de las investigaciones sobre él por parte de la Fiscalía, aunque consideró «oportuno» su encuentro de este lunes con Felipe VI.

Desde el Gobierno, Isabel Rodríguez insistió en la idea de su compañero tras el Consejo de Ministros al afirmar que «ha quedado constatado que el emérito tuvo conductas poco ejemplares». Pese a reprobar la conducta del padre de Felipe VI y esperar «explicaciones que tranquilizaran a los ciudadanos», Moncloa también cree que era difícil que su viaje transcurriera con menos exposición pública.