Pablo Casado, rodeado por varios diputados del PP. / Efe

Siete minutos, dos ovaciones para Casado y un mal trago para todos

El líder saliente del PP se despide del Congreso entre la clemencia de Sánchez y el apoyo de los compañeros que le han ido abandonando a borbotones

Xabier Garmendia
XABIER GARMENDIA Madrid

El día en que iba a caer, a Pablo Casado apenas le dio tiempo de acomodarse en su escaño del Congreso. Con el cronómetro en la mano, fueron siete los minutos que transcurrieron desde el inicio del pleno hasta que se levantó y se fue. En ese lapso, dijo sin decir, estuvo sin estar. Por no hacer no hizo ni la pregunta de rigor a Pedro Sánchez. De principio a fin fue un mal trago para él, para los suyos e incluso para sus adversarios políticos, visiblemente incómodos por la complicada tesitura de la que eran testigos.

La tensión se paladeaba en cada esquina de la Cámara baja. Minutos antes de comenzar la sesión de control de los miércoles, Génova se encargaba de confirmar la asistencia del todavía presidente del PP. Flanqueado por su equipo, Casado llegó más tranquilo de lo que se pudiera suponer de un inminente exlíder político. No contestó a las preguntas de los periodistas que aguardaban a escuchar sus primeras palabras en cinco días, pero fue amable y les deseó escuetamente «buenos días» antes de encarar el peor día de su fulgurante carrera.

A las 9.01 horas, un minuto después de empezar el pleno, Meritxell Batet le concedió su última palabra como jefe de la oposición. Con semblante serio, las notas apuntadas en un tarjetón y tratando de mantener la compostura, se dirigió a Sánchez en medio de un océano de caras de circunstancias. A su derecha, la portavoz, Cuca Gamarra, con la mirada perdida y sin Teodoro García Egea al lado. Y una fila más arriba, los más fieles escuderos, sus vicesecretarios Ana Beltrán y Pablo Montesinos, este último con una expresión especialmente triste.

Casado consumió dos minutos de turno en los que no se movió ni una mosca. Apenas interpeló a Sánchez. Más bien fue una despedida a modo de reflexión sobre cómo concibe la política, «desde la defensa de los más nobles, respeto a los adversarios y entrega a los compañeros». Ellos, los que le han ido abandonando a borbotones en los últimos días, se entregaron a su líder saliente por penúltima vez. Fue una ovación tan larga como el propio discurso en la que se levantaron todos los diputados, incluida Cayetana Álvarez de Toledo.

Diferentes momentos de Casado en el Congreso. / Agencias

Con las manos vacías

Al otro lado del hemiciclo, ni Sánchez ni la bancada de los partidos que apoyan al Gobierno se regocijaron. Cierto es que el presidente del Gobierno se reservó un último reproche por haberse pasado dos años «en la descalificación constante», pero su cara no exhibía ninguna satisfacción en particular, sino clemencia. Aceptó de facto la renuncia encubierta que le presentó el jefe de la oposición y no pudo hacer otra cosa que desearle lo mejor, mal que le pesen las tiranteces que han caracterizado su relación de principio a fin.

Las miradas volvieron a Casado a las 9.07 horas. La primera, la de la presidenta del Congreso, expectante por los movimientos que anticipaban algo bien diferente a una réplica. El dirigente conservador renunció a encender el micrófono y simplemente se fue con las manos vacías. Sus compañeros de filas le concedieron un último aplauso en pie y tanto Beltrán y Montesinos como Antonio González Terol salieron a la carrera tras él para arroparle en sus últimas horas como presidente del PP.

Con su marcha también se fue la tensión, ese nudo en la garganta que atravesó el hemiciclo de punta a punta. Fue el trámite que todos asumían que sucedería, aunque no fueran pocos los que le aconsejaron hasta el último momento que se lo ahorrara. El escaño de Casado permanecería vacío el resto de la jornada y la sesión volvería a los habituales derroteros en una extraña estampa sin jefe de la oposición.