El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, interviene en la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles en el Congreso. / EFE/Juan Carlos Hidalgo

Sánchez agradece a Bildu su apoyo y ofrece reunir la mesa de diálogo

El presidente del Gobierno presume frente al PP de haber pacificado la situación en Cataluña y de no utilizar las instituciones «con fines partidistas y espurios para perseguir a adversarios políticos con financiación ilegal»

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERAS Madrid

Pedro Sánchez aprovechó este miércoles la sesión de control al Gobierno para agradecer a EH-Bildu que, en plena tormenta por el ‘caso Pegasus’, evitara utilizar la votación del plan anticrisis para lanzar un aviso al Gobierno, como hizo Esquerra Republicana de Catalunya. El jefe del Ejecutivo intentó, en todo caso, mostrarse conciliador con sus socios catalanes y aseguró que está dispuesto tanto a verse con Pere Aragonès, cuyo teléfono fue pinchado en 2019 por el CNI, como a reunir la mesa de diálogo tan pronto como el Gobierno catalán lo considere oportuno.

La sesión de control de este miércoles en el Congreso todavía tuvo el espionaje destapado hace ya un mes por el ‘New Yorker’ como asunto principal. Sin embargo, el tono de los aliados habituales del Gobierno dista ya mucho del que pudo percibirse en las sesiones previas a la destitución de la directora del CNI, Paz Esteban. Destitución que la ministra de Defensa, Margarita Robles, trató de desvincular, una vez más, de las presiones de los independentistas, pero que, en privado, el Ejecutivo presenta como un gesto a ERC. «Hay que saber leer los mensajes políticos» , apunta otra ministra.

La portavoz del PP, Cuca Gamarra, usó su turno de pregunta para echar en cara a Sánchez que negociara su investidura con una fuerza política a la que sabía que el CNI estaba investigando por vínculos con actos violentos (un «pacto diabólico», dijo); el del PNV, Aitor Esteban, le pidió que se cerciore de que la Guardia Civil no tiene ‘Pegasus’, como afirma el Ministerio del Interior; y la de Bildu, Mertxe Aizpurua, le garantizó su disposición a trabajar para que el bloque de la investidura no se resquebraje pero pidió que también el Ejecutivo actúe en consecuencia.

El presidente desdeñó las críticas del PP y, blandiendo una encuesta del diario ‘La Vanguardia’, según la cual el 70% de los catalanes no considera ahora que la independencia sea un objetivo «prioritario», defendió su relación con el secesionismo. «Cuando ustedes gobernaban se mandaban ‘piolines’ –dijo utilizando un término que provocó el malestar de policías y guardias civiles– y con nosotros la selección española (de fútbol) puede jugar en Barcelona sin problema. Se llama concordia frente a la discordia que siempre siembran contra Cataluña».

Depurar responsabilidades

A Esteban, Sánchez le aseguró que su Gobierno no utiliza las instituciones «con fines partidistas y espurios para perseguir a adversarios políticos con financiación ilegal» como el PP. Y a Aizpurua le contestó que lo que tiene en mente del Gobierno para restaurar la «confianza» con la Generalitat es continuar con el «diálogo», que adujo, es lo que reclama una «inmensa mayoría» de catalanes. El planteamiento de la Generalitat, sin embargo, es opuesto. Aragonès ya advirtió hace días de que la mesa de diálogo quedaba congelada hasta que el Gobierno aclarase lo ocurrido y depurase responsabilidades.

Se abre a estudiar una reforma de la ley del CNI planteada por el PNV para reforzar el control sobre los servicios secretos

La mayor parte de los socios del Ejecutivo solicitaron el jueves de nuevo constituir una comisión de investigación sobre el caso Pegasus, pero esta vez (a diferencia de la petición que ya rechazó el PSOE) las pesquisas no estarían centradas en el Gobierno sino en las «cloacas» del Estado. El PSOE no ha descartado aún apoyarla, aunque Sánchez no dio ninguna pista al respecto más allá de admitir su preocupación por que «puedan suceder escuchas sin permiso judicial». A lo que sí se abrió fue a respaldar una propuesta del PNV para reforzar los controles sobre el CNI.