Fernando Grande-Marlaska y Luis Planas. / archivo / ap

Los ataques con Pegasus a Marlaska y Planas refuerzan las sospechas sobre Marruecos

Al ministro del Interior le fueron sustraídos el doble de datos que a Sánchez: más de 6 gigas del información en dos ataques el 7 y el 26 de junio de 2021

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Las sospechas sobre Marruecos aumentan. El ministro del Interior también fue espiado durante los momentos más complicados de la crisis con el país vecino el pasado año a cuenta del acogimiento en España del líder del Frente Polisario en abril y tras la oleada de inmigración clandestina alentada en mayo por Rabat con avalanchas de miles de nadadores en Ceuta. El Centro Criptológico Nacional (CCN), la unidad especialista del CNI en ciberseguridad, ha confirmando que el terminal de Fernando Grande-Marlaska fue infectado con Pegasus en dos ataques el 7 y el 26 de junio 2021.

En el primero de los hackeos salieron del móvil de Marlaska 6,3 gigas de información, el mayor hurto a un miembro del Gobierno localizado hasta ahora a través de Pegasus, puesto que es muy superior a los 2,7 gigas robados al presidente en los ataques del 19 y el 31 de mayo de 2021. En el segundo, al titular de Interior le robaron 400 megas, justo en la época en la que el terminal de Margarita Robles fue también infectado.

El CCN –según informó hoy la portavoz del Gobierno Isabel Rodríguez-tras analizar los móviles de «todos» los ministros, no ha encontrado ninguna infección consumada más, aunque sí que ha detectado que el smartphone del titular de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, sí sufrió un «intento fallido de infección» con el malware israelí en las mismas fechas del resto de los miembros del Ejecutivo. Planas fue embajador en Marruecos entre 2004 y 2010. Entre 2010 y 2011 fue el embajador ante la UE.

Los especialistas del CNI han certificado –según han explicado fuentes de la seguridad del estado- que desde verano de 2021 no ha habido «infecciones compatibles con Pegasus» en los terminales usados por los miembros del Ejecutivo.

Rodríguez explicó que, como en los casos de Sánchez y Robles, el Gobierno ha denunciado ante la Audiencia Nacional la infección consumada a Marlaska y la fallida a Planas.

A pesar de que en el CNI no hay dudas de que el espionaje de Rabat está detrás de los ataques con Pegasus, la ministra portavoz no quiso señalar a nadie por los ataques al presidente y a los tres ministros. Rodríguez, solo minutos después de desvelar detalles sobre el espionaje a Marlaska y Planas - y a pesar de que los servicios secretos pidieran expresamente a Moncloa no airear datos sobre esta trama por afectar a la seguridad del estado - se escudó en el secreto de las actuaciones decretado por el juez José Luis Calama para no dar detalles sobre las sospechas sobre la autoría.

El estudio de los terminales de todos los miembros del Gobierno se ha demorado durante una semana. Los miembros del Ejecutivo han tenido que entregar durante dos días sus móviles a los técnicos del CCN para que fueran sometidos a un «análisis forense» en busca del rastro que Pegasus deja en los smartphones cuando las infectada.