La diputada de Vox Macarena Olona, este miércoles en el Congreso de los Diputados. / EFE

Vox reivindica como «nuestra gente» a los exmilitares que escribieron al Rey

El socialista Elorza afirma que el partido de extrema derecha está detrás de las amenazas de «fusilar a 26 millones de hijos de puta»

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁN Madrid

El parlamentario socialista Odón Elorza y la de Vox Macarena Olona protagonizaron este miércoles un tenso enfrentamiento en el Congreso a cuenta de la carta que un grupo de exaltos mandos militares ha enviado al Rey en defensa de la Unidad de España y contra el Gobierno «socialcomunista» de Pedro Sánchez. «Son su gente», acusó el diputado del PSOE. «Por supuesto que es nuestra gente», respondió la ultraderechista.

El ambiente ya estaba caldeado por la intervención de otro diputado de Vox, Francisco Contreras, que exhibió en el atril de oradores un crucifijo que, según dijo, pertenecía a un tío suyo sacerdote que fue «despedazado con un hacha» por los republicanos en la Guerra Civil. A todo esto, el motivo del debate era la partida presupuestaria para desarrollar la ley de memoria histórica.

Elorza llevó también el duelo dialéctico al chat de WhatsApp que utilizan los exmilitares retirados que firmaron la carta a Felipe VI, en el que el exgeneral Francisco Beca escribió: «No queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta». El diputado socialista acusó al líder de Vox de estar detrás de la misiva al Rey y de alentar a los participantes en el chat. El diario digital 'Infolibre' publicó este miércoles que Santiago Abascal intervino en esa conversación telemática con un mensaje de voz: «Me dicen que es obligatorio saludar a este grupo. Un abrazo a todos y ¡Viva España!».

El exalcalde de San Sebastián denunció que el partido de extrema derecha, «lobos disfrazados de corderos que quieren reescribir la historia del franquismo», alienta «campañas de odio para que determinados señores que portan armas escriban al Rey o lancen en chats amenazas y ensoñaciones de fusilamientos».

Olona desligó a Vox de la carta al jefe del Estado y del chat de los exaltos mandos militares, pero apuntó que los valores que se defienden en la carta son de «gente» próxima a los planteamientos políticos de su partido.

Fuera del debate, el líder de Más País, Íñigo Errejón, animó al Rey a «repudiar» a los firmantes de la carta y su contenido porque son «un deshonor para el Ejército».