El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. / efe

ERC refuerza su apuesta pragmática sin renunciar a la vía unilateral

Los republicanos sitúan la mesa de diálogo como un paso imprescindible para poder ejercer la autodeterminación

CRISTIAN REINO Barcelona

Las bases de ERC aprobarán este domingo por una amplia mayoría la hoja de ruta soberanista del partido para la próxima década. Apuesta por la mesa de diálogo con el Gobierno para intentar negociar un referéndum, sin renunciar a la unilateralidad, aunque esta vía está aparcada en estos momentos.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la secretaria general republicana, Marta Rovira, fijaron este sábado en el inicio de la conferencia nacional de Esquerra las bases programáticas de la formación. Aragonès reivindicó la estrategia pragmática, frente a Junts. «Un país no avanza con proclamas vacías, no avanza por arte de magia», afirmó ante la militancia en L'Hospitalet (Barcelona). Esquerra insiste en el giro posibilista tras el fracaso del 'procés'. Su apuesta es negociar un referéndum con el Gobierno central. Mientras transcurre la mesa, en la que exige «una metodología clara y un calendario acordado», aboga por favorecer la gobernabilidad española: apoyó la investidura de Pedro Sánchez y aprobó los Presupuestos.

La conferencia nacional llega en plena negociación de la próxima reunión de la mesa, enfriada ahora por la guerra. Después de un distanciamiento por el voto en contra a la reforma laboral, en los últimos días se han producido gestos que apuntan a un nuevo deshielo. Aragonès estará hoy en la conferencia de presidentes autonómicos, convocada por Sánchez. Coincide con que ERC votó días atrás a favor de la ley de vivienda y con un posible avance de cara a la mesa de diálogo, que pasaría por blindar el catalán.

Aragonès, no obstante, lleva meses avisando de que el diálogo tiene que dar frutos este año y que si las conversaciones se encallan, tendrá que buscar alternativas unilaterales. Rovira insistió ayer en esta tesis. Reivindicó la estrategia del diálogo como un paso imprescindible para ejercer la autodeterminación. Desde la premisa de que «negociar no quiere decir renunciar a nada». La ponencia habla de desobediencia y de «acciones de desbordamiento democrático». Ahí está la incógnita. Qué hará ERCcuando las conversaciones con Sánchez no den más de sí en el tema central, el referéndum. Para el Gobierno es innegociable y para la parte nacionalista es irrenunciable.