El Rey y Pablo Iglesias, en el homenaje a las víctimas de la covid-19. / Efe

Podemos reclama que se profundice el debate para «avanzar» hacia la república

Los miembros del partido en el Ejecutivo no se han mordido la lengua estos días para exigir una revisión de la Constitución y de la Monarquía

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZ Madrid

Podemos redobla su ofensiva contra la Monarquía. Es de sobra conocido que tanto los dirigentes de la formación morada como sus socios de Izquierda Unida son reconocidos republicanos. La diferencia está en que ahora forman parte de un Gobierno constitucional que reconoce la Jefatura de Estado en manos de Felipe VI, y los ministros de la coalición morada -Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Irene Montero, Yolanda Díaz y Manuel Castells- prometieron su cargo ante el monarca.

Pese a sus responsabilidades institucionales, los miembros de Unidas Podemos en el Ejecutivo no se han mordido la lengua estos días para exigir una revisión de la Constitución y de la Monarquía. Este viernes, la ejecutiva del partido señaló qué, tras las informaciones que apuntan a supuestos delitos cometidos por Juan Carlos I, «llevarán a cabo aportaciones en clave propositiva, abriendo espacio al debate para avanzar hacia una democracia más fuerte». Es decir, que Unidas Podemos está decidido a reabrir el debate entre monarquía y república.

Pese a esta nueva ofensiva de la oposición de la coalición izquierdista, Pablo Iglesias ha manifestado desde que entró en política y hasta ahora que, pese a que el jefe del Estado debería ser elegido democráticamente y no por «filiación», no era el momento de entrar en este debate. El líder de Podemos ha alabado incluso su trato con Felipe VI, con quien se ha reunido en cada una de las rondas de contacto tras las sucesivas elecciones generales.

Esta intención de poner el papel de la Monarquía en primer plano no facilita la convivencia en la coalición. El PSOE, republicano de tradición, no parece tener intención de entrometerse en los asuntos de la Casa Real. Y, mientras, el PP acusa a Unidas Podemos de atacar a una institución de la Constitución de 1978 para desgastar la alianza gobernante.