En primer lugar, la pancarta que pide la dimisión de la ministra de Igualdad, Irene Montero. Debajo, las ministras socialistas tras la pancarta de su partido en la misma marcha.

Piden la dimisión de Irene Montero en la marcha feminista de Madrid con ministras socialistas

El día contra la violencia machista escenifica la división en el movimiento por los derechos de las mujeres, con la titular de Igualdad presente en otra convocatoria

CRISTINA VALLEJO | FERNANDO MORALES RODRIGUEZ

El feminismo discurrió dividido una vez más en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, celebrado este año bajo la polémica por la ley del 'solo sí es sí' y los ecos del ataque de Vox a Irene Montero. Ni el 25-N fue capaz de aunar en una sola voz a los colectivos feministas. Y ni siquiera a las ministras de la coalición de Gobierno. Por un lado, se manifestaba el Movimiento Feminista de Madrid, que tomaba la Gran Vía con el lema 'El machismo mata, viola, explota y borra a las mujeres, ¡Basta ya!'. A esa marcha se sumó el PSOE y en ella hicieron acto de presencia tres ministras socialistas, la de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez; la de Economía, Nadia Calviño; y la de Industria, Reyes Maroto.

Fue en esa manifestación en la que afloró una pancarta pidiendo la dimisión de la titular de Igualdad, Irene Montero, de Unidas Podemos, así como cánticos con esa misma reclamación proferidos algunos de ellos por participantes contrarias a la ley trans, en tramitación en el Congreso. Se trata de una norma polémica desde su origen, que ha provocado la división de los colectivos feministas, incluso en las filas de las socialistas, a la que ahora se suma la controversia provocada por la revisión a la baja de penas al calor de la ley 'sólo sí es sí', que apenas acaba de entrar en vigor.

Los miembros del PSOE asistentes a la marcha lo hacían tras la pancarta 'Mujeres libres e iguales'. De acuerdo con la Delegación del Gobierno, a esa protesta acudieron 12.000 personas, cifra que los organizadores elevaban hasta las 20.000.

De su lado, la ministra de Igualdad, acudió a la manifestación convocada por la Comisión 8M Vallecas y que recorría calles de ese distrito del sur de la capital. Fuentes del ministerio habían aclarado ya por la mañana que Montero acudiría a esa manifestación a título personal, no como miembro del Gobierno.

La imagen de unidad del jueves en el Congreso en solidaridad y apoyo a Montero tras los insultos machistas vertidos por Vox se ha terminado rompiendo de manera ostensible apenas un día más tarde y en una fecha tan marcada en el calendario de las mujeres como este 25-N.