Ofensiva parlamentaria de PP, Vox y Ciudadanos contra Garzón

Las tres formaciones solicitan su reprobación en el Congreso por sus polémicas declaraciones sobre el sector cárnico español

MARÍA EUGENIA ALONSO Madrid

Si la reforma laboral o las próximas elecciones en Castilla y León han alentado las disensiones entre el PP, Vox y Ciudadanos, las palabras del titular de Consumo, Alberto Garzón, sobre las macrogranjas de cría intensiva han servido para aparcar sus diferencias y aunar fuerzas para reclamar su destitución. Este martes, las tres formaciones han registrado en el Congreso iniciativas para reprobar al ministro de Unidas Podemos. «No está a la altura de lo que España necesita y merece. Solo hay una salida, que sea cesado», ha aseverado la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra.

La reprobación, insisten los populares, no es por la polémica, sino por el daño que ha hecho Garzón al sector, con unas declaraciones en las que se ha ratificado y que hacen «un gravísimo daño al sector agroalimentario y al ganadero» y dejan «a la altura del barro» la imagen de España.

Gamarra ha acusado además al presidente del Gobierno de no cesar al titular de Consumo a fin de mantenerse en la Moncloa. «Prefiere mantener a ministros que atacan a la economía española antes que tener una discusión con sus socios», ha asegurado Gamarra, criticando que Pedro Sánchez no ejerza su prerrogativa de cesar a miembros de su Consejo de Ministros «porque ha decidido que o no quiere o no puede ejercerla».

Daño a la imagen exterior

Vox denuncia, por su parte, que la trayectoria de Garzón se ha caracterizado hasta ahora «tanto por su escasa actividad como por la realización de una serie de manifestaciones y campañas contrarias a sectores estratégicos para España y que además se basaban en datos erróneos». Actuaciones, insisten, que perjudican, en todo caso, «a nuestro tejido empresarial».

Es la segunda vez que los de Abascal reclaman la reprobación parlamentaria de un ministro que denuncian que tiene «poca actividad» pero en cambio ha generado varias polémicas con diversos «disparates» que afectan a distintos sectores económicos españoles. La primera fue en julio cuando Garzón puso sobre la mesa la necesidad de reducir el consumo de carne.

Ciudadanos coincidide con el PP y Vox en que no puede admitirse que un miembro del Gobierno perjudique la imagen exterior de España y tachan a Garzón de «populista, dogmático y sectario». «Es una broma que la defensa del sector la realice Sánchez pidiendo chuletón al punto», ha afirmado el vicesecretario general Edmundo Bal que ha insistido en que el titular de Consumo debe dimitir y si se resiste, el jefe del Ejecutivo debe cesarle.

Más comparecencias

Los populares han ido un paso más allá en su ofensiva parlamentaria contra el Ejecutivo y han pedido la convocatoria de una Diputación Permanente para acordar una sesión extraordinaria de la comisión de Sanidad y Consumo para que el ministro de Podemos comparezca y dé explicaciones, al igual que el ministro de Agricultura, Pesca y Ganadería, Luis Planas, quien se ha desmarcado públicamente de las valoraciones de Garzón.

El PP reclama también la comparecencia de la ministra de Sanidad, Carolina Darias, para que explique la sexta ola; de la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, para que hable de los fondos europeos y de la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, para que de explicaciones sobre la subida del precio de la luz.