Narciso Michavila. / R. C.

Narciso Michavila - Presidente de GAD3 «Hay votantes del PSOE que están sufriendo muchísimo la inflación y se pasan a Vox»

Cree que Yolanda Díaz es quien más se juega el 19-J y que los socialistas «desconectan» también por los pactos de Sánchez

Lourdes Pérez
LOURDES PÉREZ

Narciso Michavila atiende a este periódico desde Colombia, sumergido en la ebullición de sus elecciones presidenciales al tiempo que hace lo propio con la campaña para el 19-J. El experto en encuestas que vio venir la fulgurante irrupción de Vox en Andalucía radiografía el panorama a dos semanas de las autonómicas.

-¿Es posible extraer ya alguna certeza?

-Andalucía es la región que marca las tendencias de toda España. En 2015, mata a UPyD y realza a Ciudadanos. Y en 2018 dispara a Vox. Yo siempre digo que no hay elección sin emoción. Pero las grandes tendencias del voto andaluz están bastante asentadas. ¿Qué certezas tengo? Que el PP gana. Que Ciudadanos se queda a cero...

-¿Hasta dónde puede alcanzar la victoria de Juanma Moreno?

-Es muy, muy difícil que llegue a la mayoría absoluta. Lo más probable es que le pase como a Ayuso. Es decir, que obtenga más votos que toda la izquierda junta. No descarto que al PP pueda ocurrirle al final como en Castilla y Léon, pero, en principio, es un escenario más próximo al de Ayuso que al de Mañueco.

-¿La erosión del PSOE va a dar la razón a las encuestas?

-Sus 33 escaños en las pasadas elecciones ya no fueron un buen resultado, pero dudo de que baje de ahí. Como está todo mucho más fragmentado, podría per-der un punto o punto y medio y quedarse en esos 33. En la izquierda va a sufrir más Podemos, al que le va a ocurrir lo mismo que en todas las elecciones desde que está en el Gobierno.

-¿Alguna certidumbre más, esta vez sobre Vox?

-Macarena Olona va hacia arriba, pero el gran impulso de su partido se registró en 2018. Aunque Olona es muy buena candidata para el electorado de Vox, no lo es tanto para el electorado andaluz. Desde Madrid nos creemos que por llamarte Macarena y vestirte de flamenca... Y no es lo mismo votar a Vox para hacer oposición a Sánchez que votar a Vox para hacérsela a Moreno. Hemos detectado, además, un voto dual que aparecía en Cataluña o en Euskadi pero no en Andalucía. Un voto muy potente que cogería la papeleta socialista en las municipales y que opta por la del PP para la Junta.

LAS FRASES:

  • El 'efecto Olona' «Creemos que con llamarte Macarena y vestirte de flamenca... No es lo mismo votar a Vox contra Sánchez que contra Moreno»

  • El futuro del presidente. «Cuando terminamos en el 'yo por encima de todo', eso te sirve hasta que ya no tienes nada más que ceder»

-¿Y a qué lo atribuye?

-El estilo de Moreno ha sido muy transversal. En Andalucía había mucho miedo a que llegara la derecha al poder, pero la percepción de la gestión es buena. Y a eso hay que unir que el votante socialista que en el norte y en Cataluña puede entender las alianzas de Sánchez, en el sur no las entiende en absoluto.

-Ese trasvase de voto socialista, ¿opera también hacia Vox?

-La derecha en Andalucía no va a bajar del 55%. Y esto se debe a que hay un votante socialista moderado que se va hacia Moreno y a una fuga en el mundo rural. La legislación que se está haciendo desde los despachos de Madrid puede quedar ideológicamente muy bien, pero es que en Andalucía mucha gente vive de ese entorno. Y al sector al que más castiga la inflación es, precisamente, al primario. Hay mucho votante de izquierdas que está sufriendo muchísimo la carestía de todo y se está desconectando. Y algunos, en efecto, se están pasando a Vox.

-¿Va a imprimir el 19-J un viraje a la política española?

-Los andaluces van a votar en clave autonomica, no nacional. Pero es verdad que se están jugando su futuro electoral Sánchez, Feijóo, Díaz y Abascal. Y le diría que quien más se juega es ella, que puede ser la candidata perfecta, pero no hace más que retrasar su espacio político y si al final se queda casi sin partido... Y ese espacio, además, es muy ideológico, no es el de Macron. Y luego el que más arriesga es Feijóo. Porque si el PP necesita a Vox, tendrá que repensarse muchas cosas. Esto vale también para Abascal, que siempre comete el error de creer que la gente vota por expectativas. Y Sánchez también se la juega, claro, porque si Andalucía, que aporta 61 diputados al Congreso, le da la espalda... Aunque él aguante, su problema es que a este paso se va a quedar sin aliados con los que pactar.

-¿Puede derribar la inflación al presidente?

-Aunque ahora está disparada, si las generales son el año que viene esa inflación no puede seguir igual. Y las próximas elecciones no se van a jugar en términos de economía, porque ni está tan negra como dice la oposición ni va tan bien como sostiene el Gobierno.

-¿Y dónde van a dirimirse entonces?

-Pues sobre todo en el modelo territorial. El de Sánchez es el primer Gobierno de coalición desde la Segunda República, el primero que está pactando con Bildu, el primero que cesa a la directora del CNI porque se lo exigen sus socios... Semana tras semana se muestra su debilidad.

-¿Estamos, en todo caso, ante un final de ciclo para Sánchez?

-Es que nunca ha habido un ciclo de Sánchez. Cuando la estrategia política es 'no es no', al final terminamos en el callejón de 'yo por encima de todo'. Y esto te sirve hasta que ya no tienes nada más que ceder.