Antonio Garamendi, presidente de la CEOE. / r. c.

Garamendi aplaude la victoria de Moreno: «Nos gusta la moderación»

El presidente de la patronal de los empresarios exige al Gobierno rigor presupuestario para evitar la «condicionalidad» con los fondos europeos

C. A.

La reconciliación del PP con los empresarios vivió este lunes un nuevo episodio de la mano del presidente de la CEOE,Antonio Garamendi, quien felicitó a Juanma Moreno por una victoria «histórica» en las elecciones andaluzas del pasado domingo. «Sin entrar en el terreno partidista, tengo que decir que nos gusta que haya ganado una persona moderada», aseguró el líder de la patronal durante una intervención en los cursos de verano de la APIE en Santander.

«Me da igual que sea de un lado o del otro, pero todo lo que sean los extremos, posiblemente nos sobra, porque aportan bastante poco», insistió.

Al ser preguntado sobre si sus palabras implicaban un apoyo explícito al PPfrente a las políticas del Gobierno, el presidente de la patronal se declaró «partidario de la alternancia que, desde la moderación, es la que nos hace avanzar».

«Ayer era novio de Yolanda Díaz y ahora soy íntimo de Feijóo», ironizó en este punto. Pero lo cierto es que la llegada del nuevo líder nacional del PP ha supuesto un punto y aparte en la relación del partido con los empresarios, muy dañada por algunas fricciones vividas entre las partes durante buena parte de la etapa de Pablo Casado, al que la patronal nunca vio como un líder capaz de crear una verdadera alternativa a Pedro Sánchez.

La apuesta de Feijóo por hacer de la economía la columna vertebral de su proyecto ha sido clave para recuperar esta buena sintonía con los empresarios, como quedó patente con la asistencia de Garamendi al primer discurso del gallego tras su nombramiento. «Tiene una gran experiencia y creo que está pivotando la posición adecuadamente. Lo digo con toda sinceridad», aseguró el empresario.

El presidente de la patronal aprovechó además para cargar contra las medidas del Gobierno para hacer frente a la crisis. «No podemos hacer políticas populistas con el dinero capitalista europeo», advirtió. Y exigió al Ejecutivo «rigor presupuestario y ortodoxia económica» en pleno proceso de retirada de estímulos del Banco Central Europeo (BCE) y en un momento en el que la asistencia de los fondos europeos «no puede ser gratis».