Borrar
Felipe González con Pablo Motos, en 'El Hormiguero'. RC
Felipe González se muestra más duro que nunca con Sánchez y Zapatero: «No me creí la carta»

Felipe González se muestra más duro que nunca con Sánchez y Zapatero: «No me creí la carta»

El ex presidente del Gobierno charló con Pablo Motos sobre la actualidad si pelos en la lengua: «No es el partido, son los dirigentes del partido los que no me quieren»

Joseba Fiestras

Viernes, 24 de mayo 2024, 07:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Llegó con la Constitución en la mano. «¿Ya quieres entrar en polémica?», cuestionaba Pablo Motos. «Noo, polémica ninguna, si me he quitado la navaja de la boca», ironizaba Felipe González que visitaba una vez más 'El Hormiguero'. «Estás peleas me preocupan mucho, creo que estás broncas no son política», afirmaba más serio. E iba más lejos. «Creo que hoy tenemos mucho mejor sociedad que política», apuntaba.

«Yo no gobernaba para los que me habían votado, que era mucha gente, gobernaba para todo el país. Tenía un proyecto de país. Ahora, que yo identifique, no lo hay» reflexionaba el ex presidente del Gobierno que ahondaba en el tema. «Con estos socios, no. El Gobierno habla de una coalición progresista y, a mí, Puigdemont no me parece progresista. Es más bien de derechas y de un nacionalismo separatista insolidario con el resto de los españoles. ¿Dónde está el progreso ahí?», preguntaba con cierta sorna. Y remataba con una metáfora: «Tengo amigos que lo definen diciendo que quieren ser hijos de la Democracia y no nietos de la Guerra Civil».

«La gente empieza a estar harta de los políticos porque creo que, de verdad, no los entienden. De los problemas reales de la gente no se habla. Se habla de que tú eres el fango y yo soy la vaselina para que el fango se note menos», comentaba González que también fijaba sus dardos en otro lado. «Esto que pactamos en 1978 (señalaba la Constitución), donde más se votó fue en Cataluña. A lo mejor se enteran esta noche Puigdemont y compañía. No es un arma de agresión, sino de concordia», advertía. Motos le preguntó por las recientes elecciones catalanas. «Es una de las alegrías de año. Y ahora lo que hay es un interrogante: ¿Ha ganado Illa porque Sánchez ha propuesto la amnistía? Eso se llama un contrafactual, que es una cursilada, pero que funciona bien. No podemos comparar con algo que no existió», afirmaba.

Sobre la amnistía. «Si no es malversación de fondos públicos en Cataluña, por qué va a ser mala esa acción en Valencia o Andalucía o en Cáceres. La gente puede malversar fondos públicos y reclamar amnistía. Y redactársela ellos mismos. Eso es la voladura del Estado de Derecho y a mí me asusta. La garantía de la libertad es que la ley sea igual para todos. Yo no me voy a cansar de decirlo. Porque, además, era la posición de mi partido hace diez meses», consideraba. Y a continuación secundaba sin dudas a Illa. «Creo que hay que apoyar a Salvador Illa y hay que apoyarlo por los catalanes. Espero que no se negocie nada con Puigdemont ni con Aragonés. o el que lo sustituya. sin que pase por el conocimiento y la responsabilidad de Salvador Illa», comentaba.

Otro ex presidente salió a escena en la conversación. «A lo mejor de lo que diga ahora se entera hasta Zapatero, que le cuesta trabajo, eh. Es buen muchacho, cuando dejó el Gobierno, ganó con mayoría absoluta el PP y empezó a caer el partido. No solamente el partido, dejó solo a Rubalcaba y empezó a caer el PSC a los mínimos históricos. La peor época del PSC fue la herencia de Zapatero», criticaba. González asumía que sus intervenciones no sientan bien a algunos. «No es el partido, son los dirigentes del partido los que no me quieren», precisaba. Y apuntaba entonces a los cinco días de reflexión que se tomó Pedro Sánchez. «Alguien que tiene el liderazgo, duda. Pero la persona encargada de tomar decisiones, duda con la almohada y luego les dice a los ciudadanos lo que hay que hacer. No les pregunta lo que hay que hacer», arrancaba. Motos fue más conciso. «¿Alguna vez se le pasó por la cabeza dimitir?», consultó. Y su invitado, tras asentir, resumió: «Una cosa es gobernar y otra estar en el Gobierno». Felipe tiró de hemeroteca. «Soporté el 'Váyase señor González' intensamente durante tres años todos los días. Y podía haber dicho que me iba, pero que me iba a pensar no. Hay mucha gente que se lo creyó (la carta de Sánchez). Yo no. Personalmente pido perdón. No lo entiendo», opinaba. Milei también salió a escena. «Su actitud ha sido maleducada e insultante, pero yo no hubiera retirado a la embajadora, prefiero la actitud del Papa Francisco», aconsejaba. Y oteó el panorama internacional. «¿Por qué no hemos roto con Rusia por invadir Ucrania? Hay muchísimos más muertos por la criminalidad de Putin en Ucrania que el horror que estamos viviendo en Gaza, después de un atentado terrorista terrible producido por Hamas», manifestaba.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios