El ministro de Presidencia, Felix Bolaños, este miércoles en el Congreso. / A. o. / E. P.

El PSOE apoya que el Senado abra el debate para despenalizar las injurias a la Corona

Los socialistas ya hicieron lo propio en el Congreso hace un año, pero Podemos reprocha que después hayan bloqueado la tramitación

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO | PAULA DE LAS HERAS Madrid

El duro discurso del socialista Artemi Rallo hizo pensar que el PSOE votaría en contra de la toma en consideración de una nueva iniciativa presentada por ERC y Bildu en el Senado para despenalizar las injurias a la Corona, pero finalmente los socialistas votaron este miércoles a favor de su tramitación. La posición no es nueva. La formación que lidera Pedro Sánchez ya respaldó que se aborde un debate sobre este asunto en el Congreso hace un año. Entonces su apoyo fue a una iniciativa de Unidas Podemos. Esa propuesta de reforma del Código Penal permanece, sin embargo, en un cajón, como reprochó el portavoz parlamentario de los morados, Pablo Echenique.

El PSOE no comparte la idea de que las injurias al Rey deban dejar de ser consideradas delito, pero sí considera desproporcionado que el castigo aplicado pueda conllevar penas de cárcel y apela a la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para explicar el sentido de su voto. El PP, sin embargo, considera que su postura vuelve a poner de manifiesto la dependencia que el Gobierno tiene del independentismo.

Lo cierto es que la Monarquía es un elemento de tensión entre el PSOE y sus socios, los de la coalición gubernamental y los parlamentarios. No solo se hizo evidente durante el debate en la Cámara alta, en el que Rallo acusó a los secesionisas de adoptar una posición «ventajista» para derribar a la Corona. También traslució en la sesión de control en el Congreso, la primera desde que Juan Carlos I regresó a Abu Dabi el lunes pasado. La portavoz adjunta de ERC en la Cámara, Carolina Telechea, afirmó que el Estado es «una cloaca», que España no cumple los estándares de la democracia y que el rey emérito es un «corrupto» y un «desfalcador». Todo ello, dijo, sucede con los socialistas haciendo un «papel vergonzoso» y ante la «inacción» de los morados.

Extremismo

Frente a la catarata de reproches en el Congreso, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, pidió no caer en extremismos y realizó un llamamiento a aplicar una «política útil». Ante el tono que adquirió el debate, la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, optó por retirar del diario de sesiones las descalificaciones a las instituciones.

Telechea exigió «acabar con los privilegios» de la Casa Real y adujo que si España fuera «una democracia plena», Juan Carlos I tendría que haber sido «detenido» al regresar a España porque es «un rey abusivo, desfalcador, mentiroso y corrupto», que «se ha saltado todas las normas llegando como 'bienvenido míster Marshall' en un jet que cuesta 7.000 euros a la hora».Bolaños pidió diferenciar entre la institución monárquica y las conductas personales, incidiendo, no obstante, en que algunos «comportamientos» de Juan Carlos I «han merecido la crítica» y la exigencia de «explicaciones».