Una sesión del Congreso de los Diputados esta semana / ep

Un 30% de los españoles declara «mínima confianza» en los partidos y en el Gobierno

La Constitución es la única institución que logra el aprobado entre los encuestados por el Centro de Investigaciones Sociológicas

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO

Tras la debacle económica de 2008 y las protestas que hubo a nivel internacional y también en España por la gestión que se hizo de la situación, se habló de la «crisis de representación»: había aflorado una ruptura entre la ciudadanía y los partidos políticos. A partir de ahí, nacieron nuevas fuerzas políticas y se reorganizaron los sistemas de partidos en muchos países. Pero, a la luz de los resultados de una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que se ha dado a conocer este jueves, esa «crisis de representación» persiste y parece que se agravará en el futuro.

Así, un 27,2% de los españoles declara tener «mínima confianza» en los partidos políticos y apenas un 0,9% declara «máxima confianza» en estos actores encargados de canalizar los intereses y las reivindicaciones de los diferentes grupos sociales.

En una escala de notas que va del 1 al 10 en la que 1 es «mínima confianza» y 10 «máxima confianza», entre el 1 y el 4 se concentra el 60% de la población que suspende a estos actores políticos; mientras, el 17,5% se coloca en el 5, el aprobado raspado; reservándose apenas un 23% para opiniones más favorables sobre las formaciones partidarias.

Estos resultados suponen una ligera mejora respecto al estudio de las mismas características publicado hace doce meses por el CIS. De esta manera, ahora obtienen una puntuación media del 3,7, frente al 3,5 de hace doce meses. Así, quienes el año pasado declaraban mínima confianza en los partidos políticos, es decir, quienes se colocaban en el «1», superaban el 29% -frente al 27,2% actual-. Pero los cuatro primeros escalones correspondientes a quienes en noviembre del año pasado suspendían a los partidos políticos sumaban un 63% de los encuestados, tres puntos más que ahora.

Quienes en estos momentos menor confianza expresan hacia los partidos políticos son los votantes de Vox (hasta un 45,7% manifiestan que la suya en ellos es mínima), seguidos de los del PP (con un 30,1% mostrando la confianza más baja). Así, si los votantes de Vox otorgan un 2,35 a los partidos políticos, la nota que les dan los del PSOE asciende hasta el 4,85.

Esta desconfianza se reproduce también en la valoración del Gobierno de España, que consigue una nota media que apenas supera el 4. El 31,6% declara una mínima confianza en el Ejecutivo, cifra prácticamente idéntica a la de hace un año, pero que se dispara hasta el 77,1% entre los votantes de Vox y hasta rozar el 60% en el caso de quienes declaran haber votado al PP en los últimos comicios.

Esa mala opinión sobre los partidos políticos tiene su réplica en la que se tiene sobre el Parlamento, al que la población tampoco aprueba: se le da una nota media del 4,28. Así, un 21,4% de los encuestados expresan mínima confianza en el Congreso de los Diputados, cifra que prácticamente se duplica en el caso de los votantes de la ultraderecha (40,1%). Entre los votantes socialistas es entre los que mayor porcentaje de personas declaran una «máxima confianza» en el Parlamento: un 4,8% del total. De hecho, quienes declaran haber votado al PSOE en las últimas elecciones sí aprueban al Parlamento (5,58), al igual que quienes afirman haber respaldado a Unidas Podemos (5,23).

La confianza en las instituciones seguirá a la baja

La percepción que tiene la ciudadanía, a raíz del sondeo del CIS, es que la confianza tanto en el Gobierno como en los partidos se deteriora y que continuará esta senda. Así, a los encuestados, además, se les pregunta si hace cinco años tenían más, menos o igual confianza en estas instituciones. En general, manifiestan que en el pasado tenían mejor opinión: así, el 44,7% declaran que hace un lustro tenían más confianza que ahora en los partidos; un 33% afirman que también tenían más confianza en el Gobierno que ahora; y el 25% que albergaban mejor valoración del Parlamento. Y, además, son pesimistas respecto al futuro: casi el 40% de los encuestados consideran que dentro de cinco años tendrán menos confianza en los partidos políticos que ahora y un 26,4% aseguran que les pasará lo mismo con el Gobierno.

Entre las instituciones sobre las que pregunta el Centro de Investigaciones Sociológicas, únicamente aprueba la Constitución de 1978, que logra una nota media del 6,36. Quienes mejor la valoran son los votantes del PP, con un 7,65, seguidos de los de Ciudadanos (7,48), los del PSOE (6,99) y los de Vox (6,93), mientras que los de Unidas Podemos le dan una nota media del 5,5. La Constitución también logra el aprobado entre el electorado del PNV, pero no así de los votantes de Bildu (4,18) o los de ERC (2,49).

La justicia, en cambio, no sale bien parada. La nota media es un suspenso, aunque alto, con un 4,78. Pero, en este caso, sí obtiene el aprobado tanto de los votantes del PSOE como de los del PP, con algo más de un 5 en los dos casos.