El Congreso aprueba en comisión la Ley de Memoria con Bildu

ERC sigue mostrándose reacio a apoyar una de las normas estrellas del Gobierno

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

El apoyo que recibió este lunes el Ejecutivo que forman PSOE y Unidas Podemos por parte de sus socios en la Comisión Constitucional del Congreso para aprobar el dictamen de la Ley de Memoria Democrática y, singularmente, el decisivo aval cosechado de EH Bildu, amenaza con socavar aún más la relación con el principal partido de la oposición. Aunque la realidad es que el Gobierno no cuenta con un aval unánime entre sus principales socios a la hora de sacar adelante la que es una de sus normas estrellas en la actual legislatura.

ERC, que se abstuvo en la votación del dictamen, volvió a dejar claro que su intención no pasa por apoyar la norma en el pleno que se celebrará el 14 de julio. «Se queda lejos de ser un texto verdaderamente reparador», aseguraba la diputada Carolina Telechea después de insistir en que este proyecto de ley resulta «ambicioso» en cuanto a la forma, pero «muy pobre» respecto al contenido.

Pero el Gobierno sí será capaz de salvar la votación de la Ley de Memoria gracias a los acuerdos a través del trámite de enmiendas alcanzados con aliados como el PNV, el PDeCAT o Más País, aunque el que más polémica ha generado ha sido el pacto determinante sellado por el Ejecutivo y EH Bildu la semana pasada. La formación abertzale ha conseguido que el PSOE y Unidas Podemos, favorables ya a extender la norma de 1978 hasta 1982 -es decir, ya en democracia-, acepten ampliarla a 1983.

En ese año, gobernaba el socialista Felipe González y fue el fundacional de los GAL. Precisamente, a esto último se refirió Jaime Mateu, diputado del PP, que cargó contra el Ejecutivo por lo que, a su juicio, supone «una huida hacia adelante» para «intentar tapar la nefasta gestión de Pedro Sánchez».

Otra de las novedades más relevantes tiene que ver con la enmienda transaccional que PSOE y UP acordaron con Más País y el PDeCAT para afianzar la declaración de ilegalidad del franquismo.