El líder del PSC, Salvador Illa, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC). / EFE

Cataluña pone fin a los bloques del 'procés'

PSC, Esquerra y Junts ya pactan de manera transversal en asuntos hasta hace bien poco impensables como TV3 o la lengua

CRISTIAN REINO

Hace casi un año, Pere Aragonès fue investido presidente de la Generalitat con los votos de Esquerra, Junts y la CUP. Fue la última vez que el bloque independentista, granítico durante los años del 'procés', actuó de forma cohesionada. Con la aprobación de los Presupuestos, que el Govern sacó adelante gracias a En Comú Podem, la CUP dinamitó el frente secesionista. ERC y Junts mantienen unido, a pesar de las guerras internas, el núcleo duro del independentismo en torno al Gobierno de coalición, pero los tabúes con el PSC, al que en campaña prometieron hacerle un 'cordón sanitario' como a Vox, han saltado por los aires. Y en esta legislatura se han sellado pactos transversales impensables estos últimos años, marcados por la dinámica de bloques.

Una destacada dirigente del PSC como es Nuria Marín, presidenta de la Diputación de Barcelona y alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, abrió recientemente la puerta a pactar con los de Puigdemont en un futuro ejecutivo autonómico: «¿Gobernar con Junts? ¿Por qué no?». Socialistas y posconvergentes ya gobiernan juntos en la Diputación de Barcelona. Un dirigente de Junts, con cargo muy relevante, asegura que prefiere pactar con el PSC antes que con ERC, pues los socialistas son más de fiar. Lo mismo opinan en Esquerra respecto a Junts. Pero el recuerdo del apoyo que el PSC dio al 155 y la larga resaca del 'procés' aún impiden que esta dinámica se traslade a pactos formales de gobierno. Estos son los acuerdos transversales más destacados que se han forjado.

Presupuestos

La CUP se desmarca

El Govern de Aragonès aprobó sus primeros Presupuestos, en el mes de diciembre, con los votos de los comunes. La CUP pasó a la oposición y se quebró la mayoría absoluta independentista. El fin de los bloques en materia presupuestaria puede ser aún más palpable si Aragonès acepta la oferta en firme que le ha hecho Salvador Illa (PSC) de colaborar para modificar el actual Presupuesto de la Generalitat y adaptarlo a la crisis derivada de la guerra.

Ley de política lingüística

Soberanistas + PSC

Los bloques han saltado por los aires en un asunto tan sensible en Cataluña como es la defensa del catalán. PSC, ERC, Junts y En Comú Podem (el 80% de los diputados) pactaron una propuesta de reforma de la ley de política lingüística, con la que el Govern quiere hacer frente a la sentencia que le obliga a impartir el 25% de las clases en castellano. Junts se ha desmarcado en parte del acuerdo, pero Aragonès ya ha reconocido que no puede aprobar una medida que afecta a la escuela catalana y al modelo de inmersión sin el concurso de los socialistas. Tras años en que el consenso se articulaba en torno a la mayoría independentista, ahora se abre el abanico a la mayoría catalanista.

Televisión pública

El buque insignia del nacionalismo

PSC, ERC y Junts, que suman casi el 75% de los escaños, han llegado a pactos de calado en el Parlament. El más llamativo es el que afecta a TV3, la joya de la corona del nacionalismo. Aprobaron en el Parlament la renovación de los miembros rectores del ente público de radio y televisión y ahora han pactado la de la cúpula de la cadena autonómica. Los socialistas llevan años denunciando cómo el Govern ha utilizado TV3 como herramienta al servicio del 'procés'. Pero ahora están haciendo valer su condición de principal fuerza en la Cámara catalana para tratar de mover a ERC y Junts de sus posiciones.

Renovación de organismos

CAC y Consejo de Garantías

El pacto entre las tres principales fuerzas catalanas (PSC, ERC y Junts) en torno a TV3 contemplaba además la renovación de los cargos en los más destacados organismos autonómicos de designación parlamentaria, como son el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), el Síndic de Greuges (Defensor del pueblo catalán), la Autoridad catalana de protección de datos y los miembros del Consejo de Garantías Estatutarias.

Juegos Olímpicos

El PSC, al rescate

Es uno de los proyectos de la legislatura de Pere Aragonès. El Govern aspira a organizar unos Juegos Olímpicos de invierno, junto al Gobierno de Aragón, en 2030. ERC y Junts han tenido discrepancias, pero han acabado por apostar fuerte por la candidatura. Pero ni los comunes ni la CUP, sus socios iniciales, apoyan la idea. El Ejecutivo autonómico ha encontrado el apoyo y el aval parlamentario de los socialistas, que respaldan el proyecto a nivel autonómico y desde el Gobierno central.

Congreso y Diputación

Acuerdos en las instituciones

El fin de los bloques no ha llegado aún al Govern catalán. Junts teme que ERC busque su salida del ejecutivo en función de cómo acabe el caso Borràs (si es destituida como presidenta del Parlament) y los republicanos ya no niegan que quieran cambiar de socios. Hace tiempo que se especula con un tripartito de izquierdas. Los pactos transversales de legislatura se dan en el Congreso (ERC apoya al Gobierno socialista) y en la Diputación de Barcelona (PSC y Junts gobiernan juntos). Solo falta la Generalitat.