Pere Aragonès conversa con Laura Borràs. / EFE

Borràs será la próxima presidenta de Junts y Turull, el secretario general

La presidenta del Parlament y el exconsejero de la Presidencia llegan a un acuerdo para coger las riendas del partido independentista tras la salida de Puigdemont

CRISTIAN REINO Barcelona

Junts ha evitado la ruptura en el último minuto. La presidenta del Parlament, Laura Borràs, y el exconsejero de la Presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, serán los dos máximos dirigentes de la formación nacionalista tras el congreso que el partido de Puigdemont celebrará el próximo 4 de junio. Borràs será la próxima presidenta de la formación, en sustitución de Carles Puigdemont, y Jordi Turull cogerá el relevo de Jordi Sànchez como secretario general. Este reparto del poder en el partido soberanista catalán lo han pactado Borràs y Turull a solo unas horas de que expiara el plazo para presentar las candidaturas a los cargos que se elegirán en el congreso.

Finalmente, ambos dirigentes se presentan bajo una misma lista de unidad y no por separado, lo que amenazaba con la ruptura en el partido. Borràs acepta la presidencia, pero no será simbólica como hasta ahora, si no que será ejecutiva, compartiendo al 50% las responsabilidades con el secretario general. La carrera por la sucesión en Junts quedó abierta la semana pasada cuando Carles Puigdemont confirmó que no repetiría como presidente del partido. Su labor estará centrada a partir de ahora en el Consejo para la República, organismo privado que dirige desde Waterloo. Jordi Sànchez ya había anunciado también su renuncia a la secretaría general, por lo que los dos cargos quedaban vacantes.

La formación ha convocado una rueda de prensa para este mediodía para dar los detalles del acuerdo. Falta por saber el reparto completo de los cargos. Tras el congreso, en el que solo se votarán las cuestiones orgánicas, Borràs y Turull deberán acordar el otro asunto espinoso: la estrategia política, que se someterá a votación un mes después. La presidenta aboga por la unilateralidad, mientras que el exconsejero, indultado por el Gobierno, tiene un perfil más pragmático, procede de la antigua Convergència y no descarta abrir el abanico de las alianzas del partido al PSC, como propugnan algunos consejeros de Junts. Deben consensuar además quién será el próximo candidato a la presidencia de la Generalitat. Tras la salida de Puigdemont de la primera línea, Junts busca su próximo cabeza de cartel para las elecciones.