Javier Ortega Smith y Santiago Abascal. / EFE

Abascal aparta a Ortega Smith de la secretaría general de Vox tras su pugna con Olona

El ex número dos, relevado por el catalán Ignacio Garriga, pierde poder pese a mantenerse como cabeza de lista ala Alcaldía de Madrid

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Vox empieza a mover fichas en su organigrama tras la sonora crisis que abrió la salida de Macarena Olona a finales del verano. Javier Ortega Smith, una de las figuras más reconocibles del partido desde su fundación, dejó este jueves su cargo como secretario general y pierde poder en el organigrama interno. Vox niega que se trate de una purga y alega que ha sido ratificado como candidato a la Alcaldía de Madrid -una decisión prevista para más adelante- y nombrado vicepresidente del área jurídica. Pero dejará de ser uno de los hombres fuertes en el día a día del partido al ser sustituido por el parlamentario catalán Ignacio Garriga.

Tras conocerse la renuncia, Santiago Abascal insistió en que es voluntaria y tiene como objetivo que Ortega Smith se centre en la carrera electoral por el Ayuntamiento de Madrid, ahora en manos del popular José Luis Martínez-Almeida, a quién Vox sostiene con su apoyo en el consistorio. El líder de Vox quiso escenificarlo dedicando al diputado un mensaje de apoyo a través de Twitter: «Desde hace años, en la travesía del desierto, he sentido a mi lado a mi amigo, compadre y compañero».

Pero en la planta noble de la calle del Bambú, sede nacional de la extrema derecha, aún retumban las declaraciones de Olona en una entrevista publicada hace dos semanas en ABC y que se acabaron convirtiendo en el detonante de su salida definitiva del partido. La que fuera secretaria general del Grupo Vox en el Congreso le señaló como culpable de la «falta de democracia interna» y de un trato no respetuoso, aunque sin nombrarle directamente.

Este jueves, la exdiputada terminó por confirmar que estas palabras estaban dedicadas al hasta ahora secretario general del que fue su partido al lanzar en las redes sociales un mensaje irónico en el que se podía leer: «Hoy solo deberíamos tener palabras de agradecimiento. Gracias por tu servicio» junto al pantallazo de un titular que une la pérdida de peso de Ortega Smith en la organización interna de Vox con las críticas que ella le lanzó.

La dirección se decantó en aquella pugna por su secretario general y acabó repudiando a Olona. Sin embargo, las críticas dirigidas desde diferentes sectores de la formación hacia Ortega Smith arreciaron, sobre todo después del error jurídico que este cometió el pasado 21 de septiembre en el Congreso -se apoyó en una sentencia no definitiva para justificar el uso de las armas en caso de robos en domicilios- y que fue evidenciado en el hemiciclo por Ciudadanos.

Momento clave

La salida de Ortega Smith de la secretaría general de Vox se produce en un momento clave, cuando los de Abascal se encuentran en pleno proceso de elaboración de las listas electorales para las municipales y autonómicas de mayo y a poco más de un año de las generales. Un asunto que ahora llevará directamente Garriga. La ultraderecha tiene previsto celebrar este fin de semana el evento VIVA 22, un congreso lúdico-político que en 2022 congregó a más de 20.000 personas en Madrid.

Garriga, por su parte, ya era miembro del comité ejecutivo nacional como vocal, fue diputado en el Congreso y es portavoz de Vox en el Parlamento de Cataluña desde los comicios de febrero de 2021, cuando el partido logró 11 escaños y se convirtió en la cuarta fuerza política con él de cabeza de lista.