Pedro Sánchez encara confiado una investidura ajustada

07/01/2020

El candidato socialista Pedro Sánchez encara este martes la segunda y definitiva votación para ser investido presidente del Gobierno y lo hace confiado en su elección pese a las presiones que diputados socialistas han denunciado haber recibido para que cambien el sentido de su voto en la investidura más ajustada de la democracia.

El candidato socialista Pedro Sánchez encara este martes la segunda y definitiva votación para ser investido presidente del Gobierno y lo hace confiado en su elección pese a las presiones que diputados socialistas han denunciado haber recibido para que cambien el sentido de su voto en la investidura más ajustada de la democracia.

El portavoz adjunto del PSOE en el Congreso, Rafael Simancas, ha confirmado que los 120 diputados socialistas se encuentran desde ayer en Madrid, «muy ilusionados» para afrontar lo que ha calificado como «una jornada histórica» que pondrá fin al bloqueo y permitirá configurar el Gobierno «que votaron mayoritariamente los españoles».

Sánchez espera obtener los 167 votos a favor que necesita para ser investido (además de los 120 del PSOE, los de Unidas Podemos, PNV, Más País, Compromís, NC, Teruel Existe y BNG) y contará con 165 en contra (PP, Vox, Cs, JxCat, UPN, CUP, PRC, Foro y CC) y 18 abstenciones (ERC y EH Bildu).

Ante esos resultados tan ajustados, este lunes el portavoz de EH Bildu, Jon Iñarritu, abría incluso la puerta a que su formación pueda pasar de la abstención al «sí» en el caso de que la investidura de Sánchez se vea comprometida por las presiones que han denunciado algunos diputados para que cambien el sentido de su voto.

Posibilidad que Simancas, en declaraciones a la Cadena Ser, ha descartado tras asegurar que los socialistas acuden al debate de investidura «tranquilos» y «confiados» en la elección de Sánchez como presidente que servirá -ha dicho- para inaugurar una «nueva etapa» en la política española.

El PSOE ha avanzado que llevará a los tribunales esas «amenazas» y «coacciones» que también ha denunciado el diputado de Teruel Existe Tomás Guitarte, y que los socialistas atribuyen a una campaña de «acoso» de la derecha.

«Conocemos a la derecha española, solo respeta la institucionalidad y la democracia cuando gobierna. Cuando pierden el control y los votos no les dan el poder no conocen escrúpulo moral alguno para intentar que no gobierne la izquierda y recuperar el poder, y recurren a insultos, infamias, coacciones, llamadas al transfuguismo o proclamas golpistas como las que estamos viendo estos días», ha subrayado Simancas.

Pese a ello, el PSOE está convencido de que sus diputados van a aguantar la presión y de que estarán todos, junto a los grupos que han comprometido su apoyo a Sánchez, trabajando para «poner fin al bloqueo».

La sesión de este martes arrancará a las 12 del mediodía, hora a la que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha convocado el pleno aunque en cualquier caso, la votación no se celebrará antes de las 12:45, al menos 48 horas después de la primera del pasado domingo, en la que Sánchez no fue elegido al no alcanzar la mayoría absoluta.

Antes de proceder a esta votación y según establece la Constitución, el candidato socialista podrá intervenir por un tiempo máximo de diez minutos y los portavoces de grupos parlamentarios por cinco minutos cada uno para fijar su posición.

Si como es previsible Sánchez es investido presidente, el nuevo Gobierno de coalición podría celebrar su primer Consejo de Ministros el viernes 10 de enero.