Los pensionistas regresan a la calle en plena campaña electoral

13/04/2019

Protestan en decenas de ciudades de España. Barcelona y Vitoria acogen las manifestaciones más concurridas. Advierten de que solo votarán al partido que «blinde» las pensiones públicas

Los pensionistas convocaron ayer movilizaciones en decenas de ciudades de España, coincidiendo con el primer fin de semana de campaña electoral. Barcelona y Vitoria acogieron dos de las más concurridas. En el caso de Barcelona, un millar de personas, convocadas por Marea Pensionista Cataluña, se congregaron para pedir garantías en el sistema público de pensiones y advertir de que solo recomendarán el voto para los partidos que defiendan las pensiones públicas. Los manifestantes salieron al mediodía desde la plaza Urquinaona de la capital catalana y se dirigieron hasta la Delegación del Gobierno en Cataluña.

La cabecera de la manifestación de Barcelona sostenía una pancarta con el lema Contra la brecha de género en salarios y pensiones, y durante la marcha los participantes corearon consignas como «gobierne, quien gobierne, las pensiones se defienden», así como lemas contrarios a las pensiones privadas. Los manifestantes también reclamaron a los dirigentes políticos que, ante las elecciones generales del 28 de abril, se comprometan a mantener el salario mínimo interprofesional.

En el caso de Vitoria, también un millar de personas secundaron la manifestación convocada por los colectivos de pensionistas alaveses para recordar a los partidos sus reivindicaciones y decirles «alto y claro» que su voto será para las formaciones que atiendan «sus justas demandas». Precedidos por una pancarta en la que se leía en euskera y en castellano Pensiones públicas dignas, el millar de manifestantes marcharon por las calles de la ciudad con pañuelos rosas atados al cuello y coreando el grito de «gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden».

Uno de los portavoces del colectivo, Juan Antonio Armentia, subrayó que el 28 de abril y el 26 de mayo, cuando se celebran las elecciones europeas, forales y municipales, «las pensiones se la juegan en gran medida». «Es necesario votar porque el que salga puede ser más o menos proclive a defender los criterios que defendemos nosotros», según Armentia, quien añadió tener la sensación de que la atención hacia sus demandas «se ha relajado» por parte de medios de comunicación, mientras que ha lamentado que los políticos «están en otras cosas, en lanzarse pedradas y en hablar de Cataluña».

Al término de la manifestación de Vitoria se leyó un comunicado en el que se recuerda a los partidos «alto y claro» que el voto de los pensionistas irá a parar a las formaciones que atiendan sus «justas demandas», entre las que destaca blindar el sistema público de pensiones, establecer una pensión mínima de 1.080 euros, medidas eficaces para acabar con la brecha de pensiones por razón de género y la derogación de la reforma laboral, entre otras reivindicaciones.