El juez de la Audiencia Nacional rechaza suspender el homenaje al etarra Parot

Sigue el criterio de la Fiscalía y no estima la petición cautelar del padre de una víctima porque no se puede acreditar la comisión de un delito antes de que se produzca

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama ha acordado no prohibir la marcha convocada el próximo sábado en el municipio guipuzcoano de Arrasate-Mondragón a favor del preso de ETA Henri Parot, uno de los más sanguinarios de la banda terrorista. El instructor ha solicitado a las Fuerzas de Seguridad del Estado que procedan al seguimiento y control del acto y adopten las medidas necesarias para evitar que en el curso del mismo se realicen actos de enaltecimiento o justificación de delitos terroristas o de quienes hayan participado en su ejecución, así como actos de desprecio o humillación de las víctimas del terrorismo o sus familiares.

En línea con lo solicitado por el Ministerio Fiscal, el juez señala que no existen en este momento datos y elementos necesarios para determinar si los hechos denunciados podrían llegar a constituir hipotéticamente un delito de enaltecimiento del terrorismo.

El magistrado recaba la doctrina sobre el contenido de los límites del derecho de reunión, así como la vinculación de la libertad de expresión con la de reunión, y explica que "es a la autoridad gubernativa a quien corresponde velar por el cumplimiento de los requisitos constitucionales en el ejercicio del derecho de reunión y de manifestación, pues es a ella a quien está encomendado el mantenimiento de la seguridad ciudadana y la prevención de la comisión de actos delictivos y sus decisiones sobre el particular son recurribles ante la jurisdicción contencioso-administrativa".

A la jurisdicción penal, apunta, compete sólo la persecución y castigo de los hechos ilícitos penales una vez que estos se han producido; "actúa ex post, no ex ante", pues carece de competencias preventivas. "Es decir, no puede actuarse en Derecho penal con carácter preventivo pues tal proceder implica asociar consecuencias jurídicas limitativas de derechos o imponer, directa o indirectamente, sanciones sobre la base de meras hipótesis sobre la futura e incierta comisión de delitos", concluye el auto.

La convocatoria prevista para este sábado está organizada por la red de apoyo a los presos de ETA (Sare) y el colectivo Elkartasun Eguna y consiste en una marcha de 31 kilómetros para pedir la excarcelación de Parot, que son los años que lleva preso. El teniente fiscal de la Audiencia Nacional argumentó que el enunciado del acto "es genérico y sin alusión concreta y objetiva y, menos aún vejatoria, a ninguna de las víctimas de dicho penado, entre ellas el padre del denunciante". Es más, su finalidad, según se refieren los convocantes, "es la consecución de la paz, la concordia y la reconciliación". Por lo tanto, no puede ser suspendida.