Fotografía de archivo, del rey emérito Juan Carlos I. / EFE/Vídeo: Atlas

El juez inglés desoye al emérito y avanza para llevarle a juicio por acoso a Corinna

Juan Carlos de Borbón recurrirá al tribunal de apelación la resolución judicial que le denegó la inmunidad

IÑIGO GURRUCHAGA Corresponsal en Londres

Los abogados del rey emérito pedirán al Tribunal de Apelación de Inglaterra y Gales permiso para recurrir la sentencia dictada el pasado jueves por el Tribunal Superior. En ella, el juez Matthew Nicklin desestimó los argumentos de Juan Carlos de Borbón, que afirman que su condición de exjefe de Estado y miembro de la Casa Real le dan inmunidad ante la demanda por daños y perjuicios de Corinna Larsen.

Los letrados del emérito pedirán directamente al Tribunal de Apelación, en los próximos días, que se oiga su recurso, basado en supuestos errores del juez en la interpretación de la ley sobre inmunidad absoluta por actos cometidos cuando era jefe de Estado y al no reconocer que su pertenencia de la Casa Real le protegería también de delitos que cometiese tras la abdicación. También, por la falta de jurisprudencia suficiente sobre casos de estas características, por lo que la sentencia tendría que ser revisada por una instancia superior.

En una sesión tensa entre el magistrado y el abogado del emérito, Daniel Bethlehem, este añadió a los pilares de su recurso la aceptación por el juez de una oferta de James Lewis, abogado de Corinna, de cambiar la descripción de los actos del general Félix Sanz Roldán, descritos en la trama presentada en su demanda por la examante del rey Juan Carlos.

Bethlemen cree que el juez no debe aceptar que se describiese su mediación e intimidación, según Corinna, como obra del jefe del Centro Nacional de Inteligencia y que se cambie ahora para presentarlos como acciones realizadas a título personal. El meollo jurídico es que las actuaciones del CNI podrían estar protegidas por la inmunidad en la ley internacional. El juez preguntó insistentemente a Bethlemen si él mantiene que Roldán actuó en nombre del CNI. Y se quejó de que nadie lo hace, pero sin embargo rechazan otra redacción.

El abogado se evadió, pero mantuvo la intención de recurrir. Lewis ofrecerá una nueva descripción del papel de Roldán. En su archivo para el caso, los abogados del emérito guardan un argumento que aspira a la anulación del juicio, si el exdirector del CNI no puede comparecer como testigo cuando el procedimiento llegue al análisis de los hechos denunciados. Sin ese testigo, el rey emérito padecería de indefensión.

Embrollo

«No hemos aún comenzado los aperitivos», dijo en un momento de la vista el juez Nicklin y su expresión, que provocó risas entre los letrados de ambas partes, refleja la impresión de que el juicio sobre la denuncia de Corinna Larsen tendrá una larga duración, tras las deliberaciones de juez y abogados de este martes para analizar las consecuencias de su decisión de privar al rey emérito de inmunidad.

LA CLAVE:

  • 250.000 euros en concepto de costas judiciales ha solicitado la defensa de Corinna Larsen

  • Proceso largo. En medios judiciales británicos se calcula que el juicio puede prolongarse dos años

  • El exdirector del CNI. El papel del general Sanz Roldán motiva un tenso debate entre el juez y el abogado del rey emérito

El mero hecho del recurso podría extenderse durante nueve meses o un año. Por eso, el magistrado quiso acelerar el procedimiento, iniciando -mientras avanza el recurso al Tribunal de Apelación- la discusión legal sobre otros dos bloques jurídicos del caso: la discusión sobre la competencia de los tribunales británicos para decidir sobre hechos que no ocurrieron en el territorio del Reino Unido y la aclaración de las alegaciones de acoso a la luz de ley británica.

Los abogados de Juan Carlos de Borbón advirtieron al juez de que recurrirían también a la corte de apelación su decisión de avanzar la discusión sobre jurisdicción territorial, a la espera de la decisión del Tribunal de Apelación. Su argumento es que los argumentos sobre competencia territorial podrían cruzarse con los de inmunidad. Ante tal embrollo, las dos partes decidieron, con bendición del juez, reunirse para llegar a un acuerdo sobre el calendario.

Si el Tribunal de Apelación aceptase la petición de recurso del rey emérito y fallase en contra de la resolución de Nicklin, se habrían dado los pasos para que el caso llegue al Tribunal Supremo, la máxima instancia en Inglaterra y Gales.

Esa sería la trayectoria más corta para el final del procedimiento judicial, quizás dos años. Los abogados de la examante del exjefe del Estado han pedido algo más de 250.000 euros para ir pagando las costas del proceso judicial. Pero esa decisión también fue aplazada.