40º aniversario de la Constitución Española

El rey anima a preservar los ideales constitucionales sin desvirtuarlos

07/12/2018

El rey Felipe VI ha reivindicado este jueves, en el 40 aniversario de la Constitución de 1978, la "plena vigencia" de los valores que inspiraron la Carta Magna, particularmente el deseo de reconciliación, la voluntad de entendimiento y la vocación de integración.

"El espíritu es de reconciliación, porque la Constitución es un mandato permanente de concordia entre los españoles; la voluntad de entendimiento, a través de la palabra, la razón y el derecho; la vocación de integración, respetando nuestras diferencias y nuestra diversidad, y el ánimo, solidario y generoso, que edifica y cohesiona la fibra moral de nuestra sociedad", ha proclamado en un discurso en el hemiciclo del Congreso de los Diputados.

Ahora es momento de «pensar en el futuro» y seguir construyendo «una España renovada», dice el monarca

El jefe de Estado ha subrayado que, gracias a la Constitución española "España vive hoy en democracia y en libertad". Bajo la vigencia de la Constitución, ha dicho, España ha vivido "el cambio político, territorial, internacional, económico y social más profundo y más radical de su historia" y es hoy una democracia "plenamente consolidada".

Así, ha sostenido que "resolver los desencuentros mediante el diálogo, respetar las leyes y los derechos de los demás, ejercer esos derechos y acudir a los tribunales para defenderlos y cumplir sus decisiones son principios definitivamente arraigados en los comportamientos de los ciudadanos".

Cargando reproductor ...

Eso sí, ha señalado que ahora es momento de "pensar en el futuro" y seguir construyendo "una España renovada". Para eso, ha llamado a sumar ese inmenso patrimonio de libertades, derechos y bienestar" a una "voluntad de ir adaptando y amoldando" la "manera de hacer y de vivir a la realidad de cada momento, con espíritu crítico pero siempre constructivo".

En su discurso, Don Felipe ha citado palabras de los padres de la Constitución y ha reconocido el papel de su padre, Juan Carlos I, en el impulso de la monarquía parlamentaria "de forma decisiva y determinante", con el "apoyo permanente y comprometido" de la Reina Sofía, unas palabras que han sido recibidas por un largo aplauso del hemiciclo.

Y además, ha subrayado su propio compromiso de la Constitución y su "lealtad" al pueblo español, como jefe de Estado constitucional. "La Corona está ya indisolublemente unida, en la vida de España, a la democracia y la libertad".

Felipe VI y la reina Letizia, acompañados por la princesa Leonor y la infanta Sofía, presidieron en el Congreso la solemne sesión conmemorativa del 40 aniversario de la Constitución, una ceremonia a la que ha asistido el rey Juan Carlos con doña Sofía, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado cuando se celebraron los cuarenta años de las primeras elecciones democráticas.

Sin candado

Ha ejercido como anfitriona la presidenta del Congreso, Ana Pastor, quien, en su alocución previa al discurso del monarca, ha hecho un llamamiento a todos los españoles para renovar el «Gran Pacto Constitucional» en el día en el que se cumplen 40 años de la Constitución de 1978, una Carta Magna que, ha recordado, no es un «candado», ya que se puede mejorar y «admite reformas».

A las habituales ausencias de ERC, PDeCAT, PNV y EH-Bildu, se han sumado las de los representantes de Compromís y En Comú Podem, mientras que sí ha acudido el resto de parlamentarios de Unidos Podemos -incluidos los de IU, que llevaban siete años sin asistir-, quienes exhibían distintivos a favor de la República y han sido los únicos que no han aplaudido a Felipe VI ni a don Juan Carlos.

Pastor ha apelado a la «prudencia» y la «sabiduría» de los constituyentes, porque, ha avisado, ninguna Constitución debería reformarse «con menos acuerdo del que la creó», y ha proclamado: «Hoy es el momento de que todos los españoles renovemos este gran Pacto Constitucional. Es lo que el pueblo español demanda a sus representantes».

La presidenta del Congreso ha destacado la «capacidad de renuncia y de transacción» en aras del acuerdo que permitió alumbrar aquella Carta Magna después de décadas de dictadura, una Constitución que definió como «la de la integración, la de la generosidad, la del patriotismo. La Constitución del consenso».

Por eso, no cree que deba hacerse «tabla rasa» con lo hecho en el pasado, porque todos los gobiernos han contribuido a la Historia de España «en una suma constante», creando una «innegable estabilidad» que es necesario «preservar» y de la que hay que estar orgullosos sin caer, eso sí, en el «triunfalismo».

Los tres ponentes constitucionales y los expresidentes de Gobierno Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy han compartido con los reyes Juan Carlos y Sofía el lugar de honor reservado para ellos en el centro del hemiciclo durante esta ceremonia, a la que ha asistido todo el Ejecutivo salvo la ministra Reyes Maroto, así como 11 líderes autonómicos.

  • 1

    La reforma de la Constitución española, ¿debería acabar con la inviolabilidad del rey, como sugiere el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados