El PP no modificará en el Senado las inversiones de los PGE en Euskadi

06/06/2018

El PP no va a modificar en el Senado vía enmiendas las inversiones en el País Vasco recogidas en los Presupuestos Generales del Estado, pese a que el PNV apoyó la moción de censura contra Mariano Rajoy.

El presidente del PP del País Vasco, Alfonso Alonso, compareció este miércoles ante los medios de comunicación después de una reunión del Comité Ejecutivo de su partido en Euskadi convocado para analizar la situación política.

Alonso ha adelantado que, a pesar de las manifestaciones de algunos dirigentes políticos en el sentido de que el PP podría "vengarse" del PNV por su apoyo a la moción de censura, su grupo en el Senado "no va a tocar ninguna inversión" en el País Vasco recogida en el Presupuesto.

Ha dicho que se sienten "orgullosos" de estos presupuestos y de estas inversiones y que por ello no las van a "poner en riesgo", aunque ha advertido de que lo que está en riesgo es su "ejecución" por parte de un Gobierno, el de Pedro Sánchez, que es el "más débil que ha habido en la democracia".

Alonso ha aclarado que los presupuestos "se van a cambiar en el Senado", para "mejorarlos", pero no en lo referente a las inversiones ni a la subida de las pensiones, y ha augurado que "puede que al PNV no le guste" el cambio que van a introducir.

Ha considerado que el PNV habla de una posible "venganza" del PP porque tiene "mala conciencia" por su apoyo a la moción de censura que ha provocado que en el seno de su partido "haya gente dolida" porque ha hecho "un esfuerzo" al apoyar estas enmiendas pactadas.

Desarrollos

Ha añadido que en el presupuesto se recoge una inversión "particularmente importante" para Euskadi, que ha tenido que ser respaldada por diputados del PP de otras regiones de España, quienes han renunciado "a sus legítimos intereses" por conseguir estabilidad.

En total, los presupuestos contemplan un inyección de 540 millones de euros para Euskadi, que se destinarán a impulsar la política industrial, la competitividad, las infraestructuras, la cultura y proyectos medioambientales.

Dentro de esta cantidad hay más de 330 millones para infraestructuras, fundamentalmente para el TAV, 50 millones para el impulso del vehículo eléctrico y otros 40 millones para la rebaja de los peajes eléctricos a la industria vasca.

Ha recordado que el PNV "se ha ido con todos los que votaron en contra" de los presupuestos en el Congreso y que ahora deja en sus manos su ejecución, lo que los coloca en "grave riesgo" de que se puedan desarrollar.

Tras recordar que es EH Bildu "el que se opone al TAV" y que es con esa coalición con la que se "ha unido el PNV", Alonso ha insistido en que estas inversiones de los presupuestos son "inversiones de España en el País Vasco".

El presidente del PP del País Vasco ha reconocido que se siente "profundamente decepcionado con el PNV" por su apoyo a la moción de censura, porque la palabra de este partido "no ha durado ni una semana".

Ha explicado que cree que la posición del PNV no es improvisada, sino que lo han hecho por "miedo a las elecciones y por lo que pudiera decir EH Bildu", y ha dicho que lo que ha ocurrido va a tener "un coste evidente de imagen" de este partido fuera del País Vasco.

Radicalismo

Alonso ve que el PNV ha optado por un "giro hacia la radicalidad", con su presencia en el acto del fin de ETA en Cambo o con su posición en la Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco, donde hay una "confluencia" con EH Bildu.

Ha asegurado que le "inquieta" esta posición de "riesgo" del PNV, para el que PP era "un obstáculo" en el Gobierno de España.

Tras recordar que gracias a la abstención del PP el Gobierno Vasco ha aprobado los dos presupuestos de esta legislatura, el dirigente popular ha reclamado al PNV y al lehendakari, Iñigo Urkullu, que les tomen en serio cuando les ofrecen "una alternativa de moderación frente a la radicalidad".

Garantías

Ha anunciado que el PP va a seguir ofreciéndose como "garantía" para que la "radicalidad no se transforme en el País Vasco en un proceso que divida a la sociedad y ponga en riesgo la recuperación económica", aunque ha reconocido que va a ser "difícil llegar a acuerdos con quien no se puede confiar" porque no cumple con su palabra.

Por último, ha considerado que Urkullu está como "una momia" poniéndose "vendas" por una posible retirada del apoyo popular a sus próximos presupuestos y ha concluido que los acuerdos a los que pudieran alcanzar deberán tomarse "con notarios y garantías".