Felicidad infantil

    Cargando reproductor ...
22/01/2020

Por supuesto que todos queremos que nuestros niños y nuestras niñas crezcan felices saludables y y tengan prosperidad. Pero esto no es fácil de conseguir. Hoy en este espacio de psicología te vamos a ayudar a cómo conseguirlo, con una serie de consejos basados en la evidencia científica.

Dejémosle espacio

Se trata de dejarles espacio, incluso para que se aburran sin estar siempre pendientes de qué es lo que están haciendo con quien lo están haciendo y comprobando su integridad. Seguro que han oído hablar de los padres y madres helicóptero ¿verdad?

Ayudémosle a trabajar

No le facilitemos todo aquello que creemos que debe conseguir. Permitamos que falle que se equivoque, qué aprenda de sus errores y que vuelva a intentarlo. Más que celebrar sus éxitos, se trata de animarlos cuando perseveran a pesar de haber fracasado

Estamos intentando enseñarles a esforzarse por conseguir aquello que quieren. Lo que vale la pena.

Hablemos de sus fortalezas

Desafortunadamente el mundo en el que se desenvuelven nuestros hijos, especialmente los adolescentes es un espacio de postureo en el que van a fijarse mucho en sus supuestas “cosas negativas” aunque no las tengan. Es importante que, de una forma regular, intentemos ayudarles a reconocer sus fortalezas, aquellos cosas en las que son buenos, en las que tienen una capacidad especial. Hay que hacerlo con cierta regularidad y no como respuesta a momentos en los que se pueda encontrar mal.

Honestidad

Otra de las claves de la felicidad es enseñar el valor de la honestidad como una fuente de la misma. Premiar actitudes honestas, justas, que vayan haciendo desde pequeños va a conseguirlo, además del importante papel que nosotros debemos tener como modelos de la misma.

No podemos pretender honestidad si nosotros no la estamos practicando.

Lectura

Y la última, y no por ello la menos importantes, es la lectura. Leerle a nuestros hijos y a nuestras hijas desde muy pequeños establece un vínculo emocional difícilmente sustituible.

Los libros infantiles ayudan a que algunas cuestiones que puedan surgir en ellos sobre diferentes temas, se aborden en el entorno de la fantasía que produce la lectura del libro y su intimidad. No dejes de leerles.

Estarás además promocionando su mente crítica, la capacidad de decidir por sí mismo o por sí mismo.

Nos vemos la próxima semana.