https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Drogas, alcohol y sin cinturón de seguridad, las peores conductas de los conductores de 30 a 44 años

Los jóvenes españoles de 18 a 29 años son el grupo de edad con menor tasa de mortalidad entre los automovilistas

PATXI FERNÁNDEZ Madrid

Pese a que todos los grupos de edad señalan a los jóvenes como el colectivo más imprudente e inexperto a la hora de ponerse al volante (58%) y a que, proporcionalmente, tienen más accidentes que el resto de grupos de edad (+37% en los últimos 10 años), los conductores de 18 a 29 años han experimentado un cambio radical, debido, fundamentalmente, a su mayor respeto a las normas y a la modificación de sus hábitos de movilidad.

En este sentido, su tasa de mortalidad ha registrado un descenso del 41% en la última década, lo que les consolida como el grupo de automovilistas con menos conductores fallecidos respecto sus propios accidentados (0,5%).

Según los datos presentados por Línea Directa, en realidad son los conductores de 30 a 44 años los que confiesan que peor se comportan al volante. En esta franja de edades el consumo de alcohol y drogas y un menor uso del cinturón de seguridad y del casco son las conductas más infringidas, lo que a su vez repercute en un mayor número de multas entre los conductores de esta franja de edad, así como una mayor retirada de puntos del carné.

En cuanto a los jóvenes, la imagen que proyectan habitualmente es la de cometer imprudencias al volante en las noches de fiesta, consumo de alcohol y drogas, exceso de velocidad. Sin embargo, pese a lo arraigado del estereotipo, los datos comienzan a desmentir esta creencia, revelando conclusiones muy sorprendentes, ya que, según las estadísticas de la DGT, los conductores de 18 a 29 años tienen mejor evolución en materia de seguridad que vial que otros grupos de edad.

Los jóvenes españoles de 18 a 29 años son el grupo de edad con menor tasa de mortalidad entre los automovilistas (0,5%), un indicador que ha descendido un 41% en la última década.

Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio « El gran cambio. Jóvenes conductores: anatomía de una nueva generación al volante», realizado por la Fundación Línea Directa en colaboración con Centro Zaragoza y que analiza la accidentalidad vial de los conductores españoles de 18 a 29 años entre los años 2010 y 2019.

En cuanto a la distribución territorial de los accidentes con jóvenes implicados, la accidentalidad en carretera en los jóvenes se consolida como un fenómeno bastante homogéneo en todo el país. Pese a ello, Comunidades Autónomas como Baleares, Cataluña y Madrid destacan por tener una frecuencia de este tipo de accidentes ligeramente superior a la media, mientras que Castilla y León, Navarra y Región de Murcia se significan por registrar un índice de siniestros con jóvenes más bajo que el resto de territorios.