https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Nissan cierra en Barcelona una herencia de más de 100 años de historia

El último pick-up de la firma japonesa cierra un recorrido que se iniciaba en la planta inaugurada por Ford en Cádiz en 1919, que se trasladaría a Barcelona en 1923

J. BACORELLE Madrid

Esta semana salía de la línea 2 de las instalaciones de Nissan en Barcelona en Zona Franca la última unidad de la 'pick-up' Navara, el coche con el que la marca japonesa pone el punto final a una larga historia de fabricación de vehículos en Barcelona, nada menos que 42 años.

Pero aunque el primer Nissan español no se fabricó hasta los años 80, sus orígenes hay que buscarlos mucho tiempo atrás, por lo que en realidad la fabricación de vehículos en España hereda más de 100 años de tradición, aunque sus comienzos no fueron con la marca japonesa exactamente..

Las instalaciones de Barcelona son herederas de la planta inaugurada por Ford en Cádiz en 1919, que se trasladaría a la Ciudad Condal en 1923. Nacionalizada tras la Guerra Civil, pasó a manos de Motor Ibérica, que en 1976 trasladó la producción de la Avenida Icaria a su emplazamiento actual. La sociedad, productora de modelos agrícolas, comerciales e industriales bajo la marca Ebro, fue adquirida por Nissan en 1979.

Primeros camiones Ford Motor Ibérica

La planta de Nissan contaba hasta ahora con una superficie de 517.000 metros cuadrados, a lo que había que sumar la cercana planta de estampación de Montcada, que empleaba a más de 250 personas y producía paneles de carrocería para la planta principal, mientras que la planta de fundición y mecanización de Cantabria emplea a unos 700 trabajadores.

La historia de la marca en España se inicia en 1980, cuando la compañía adquirió una participación en la empresa Motor Ibérica SA, convertida poco después en NMISA. El primer vehículo fabricado fue el Nissan Patrol, en el año 1983.

En cuanto a los modelos de la marca a la venta en España, a mediados de los años ochenta la incorporación al Mercado Común Europeo provocó la liberalización del mercado del automóvil en España, lo que aprovechó Nissan para importar sus productos ingleses, como el Nissan Bluebird o el Sunny.

Nissan Patrol

Diez años después, la producción de la planta de Barcelona aumentó de manera significativa con el lanzamiento del todo terreno Terrano II, para el mercado europeo, un modelo que sumó el 15% de la fabricación total de la planta hasta 1999. Al final de su vida comercial, se fabricaron en España casi un cuarto de millón de unidades del Terrano II.

Nissan Terrano II

La importancia estratégica de la planta de Barcelona se puso de manifiesto en 1997, cuando se estableció allí una división del Centro Técnico NTC-E con el encargo preciso de desarrollar nuevos motores diésel, habida cuenta del incremento de la demanda en Europa de este tipo de mecánicas.

Hasta 1983, Nissan había fabricado unos 3 millones de vehículos en España con un tope de producción en el año 2007, cuando la planta de Barcelona fabricó casi 193.000 vehículos, a los que se sumaron los 30.000 producidos en Ávila.

Nissan Navara

La crisis global afectó a la producción en los años 2008 y 2009. El 11 de noviembre de 2008 la empresa presentó un expediente de regulación de empleo que afectó a 1.680 trabajadores de las plantas de la Zona Franca de Barcelona y de Montcada i Reixac.

La recuperación llegó en 2010 y hasta finales de septiembre de 2011, elevándose la fabricación de vehículos hasta la cifra de 105.000 unidades.

Antes del anuncio de cierre de la planta de Barcelona, en enero de 2020 ya se dieron claros indicios del futuro incierto de estas instalaciones. Mercedes Benz anunciaba que a partir de mayo dejaría de fabricar la furgoneta pick-up X-Class, lo que reduciría la carga de trabajo en la factoría barcelonesa.

Ya en los últimos años se había perdido volumen de producción, hasta situarse en 55.000 vehículos fabricados en 2019. También en enero de 2020 se perdía la fabricación de los modelos de combustión de la furgoneta NV200 que han sido sustituidas por un nuevo modelo, la NV250, cuya fabricación se ha concedido a una planta de Renault en Francia. Ya en 2018 esta factoría había perdido la fabricación del modelo Pulsar, tras su escaso recorrido comercial.

Nissan e-NV 200

En los últimos años la fábrica de Nissan en Barcelona se encargaba de la producción de las pick up Nissan Navara, el modelo con el que precisamente se ha puesto el punto final al capítulo de su historia en Barcelona, además de los modelos Renault Alaskan y la furgoneta eléctrica NV 200e.