https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Mercedes llama a taller a 800.000 vehículos

Algunos vehículos con motores diésel podrían llevar una bomba de refrigeración defectuosa, por lo que deben ser examinados para sustituir las piezas que así lo requieran

ROSALÍA SÁNCHEZ Berlín

La automotriz alemana Mercedes-Benz ha confirmado que el pasado mes de diciembre, algunas de ellas en noviembre, envió cartas a los propietarios de más de 800.000 vehículos en todo el mundo para advertirles sobre un fallo técnico y llamarlos a revisión, una información adelantada previamente por el diario salmón alemán Handelsblatt.

Algunos vehículos de las series GLE/GLS, Clase C, Clase E, Clase S, Clase E, GLC, CLS y Clase G con motores diésel podrían llevar una bomba de refrigeración defectuosa, por lo que deben ser examinados para sustituir las piezas que así lo requieran. El problema es que la falta de suministros debido a los embudos en las cadenas de transporte no permite disponer de las piezas nuevas con la rapidez deseada, por lo que el fabricante advierte que el paso por taller será lento y progresivo. A los propietarios que más les toque esperar, les advierte que co9nduzcan hasta entonces lo menos posible, porque la avería tiene como consecuencia un excesivo aumento de la temperatura del motor y puede dar lugar a incendios.

Hasta la fecha de la reparación, «el vehículo afectado por la llamada a revisión debe conducirse con especial precaución y su uso debe limitarse al mínimo necesario», subraya Mercedes-Benz, que forma parte del grupo Daimler. Está previsto que las revisiones comiencen a mediados o finales de enero, pero la fecha concreta y plazos dependerán de la disponibilidad tanto de software como de las nuevas piezas.

Los coches afectados se fabricaron entre enero de 2017 y octubre de 2021. Mercedes-Benz no facilita cifras desglosadas por países, aunque sí ha admitido que 240.000 de los vehículos afectados fueron vendidos en Alemania.

La bomba de refrigeración se puede controlar mediante presión negativa y podría sufrir una fuga entre el circuito de refrigerante y de presión negativa de los vehículos. Por lo tanto, el refrigerante puede ingresar al circuito de presión negativa y, como resultado, no se puede descartar por completo el incendio. A efectos de la reparación, esto significa que demás de una actualización de software se debe reemplazar la válvula de conmutación eléctrica. Las citas en los talleres todavía no son posibles.