https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Cómo reducir riesgos cuando los niños montan en bicicleta

Es fundamental el papel de los padres y adultos responsables del menor dando ejemplo como usuarios de las vías y también enseñando a hacer un buen uso de la bicicleta.

J. BACORELLE Madrid

Según el último anuario estadístico de la DGT, en 2019 falleció un menor de 14 años cuando montaba en bicicleta, 17 menores de 18 años resultaron heridos graves y 91 sufrieron heridas pero no necesitaron hospitalización, de los cuales 62 tenían entre 15 y 17 años y 25 entre 10 y 14 años. Estos datos reflejan que según va creciendo el niño, el riesgo de sufrir un siniestro aumenta, por lo que es fundamental que desde que se inician en el mundo de la bicicleta se les enseñe correctamente.

«Cuanto antes se eduque a un niño en seguridad vial, mejor interiorizará los comportamientos y cumplimiento de unas normas que le ayudarán a reducir los riesgos, primero como ocupantes de un vehículo, peatón y usuario de la bicicleta y más adelante también como posible conductor», explica Josep M. Vallès, director económico de AESVi y CEO de Smart Group.

Para reducir el riesgo de los niños cuando utilizan la bicicleta como medio de desplazamiento o de ocio, los expertos de la Alianza Española para la Seguridad Vial Infantil recomiendan en primer lugar el uso del casco para menores de 16 años es obligatorio tanto en ciudad como en vías interurbanas. Es importante que el tamaño del casco se ajuste a la cabeza del niño y que esté correctamente abrochado. AESVi recomienda que los mayores de 16 años también hagan uso del casco porque es un elemento esencial de protección y que puede salvar la vida en caso de caída.

También es importante que los niños utilicen vestimenta y equipamiento adecuados para montar en bicicleta: zapatillas que sujeten bien los pies y eviten posibles enganchones con los pedales, guantes que protejan las manos en caso de caída y ropa que les facilite la libertad de movimientos.

Cuando los niños circulen con la bici deben señalizar las maniobras, y sobre todo ser conscientes de que hay que tener cuidado con los peatones, ajustando la velocidad y circulando con precaución.

Desde AESVi recomiendan que los padres o adultos responsables acompañen a sus hijos hasta que sean autónomos y en este tiempo es fundamental que cumplan las normas de circulación: semáforos, pasos de cebra, límites de velocidad… De esta manera darán ejemplo y los niños se educarán para ser adultos responsables y respetuosos con el resto de usuarios de las vías.

Como norma general los ciclistas no pueden circular por la acera a no ser que esté señalizado como carril-bici de uso compartido con peatones. En ciudad y en carretera hay que circular por los carriles bici siempre que estén disponibles.

Para cruzar un paso de peatones, el ciclista debe de bajar de la bicicleta y cruzarlo andando, empujando la bicicleta, de lo contrario no tendrá preferencia de paso. •En carretera, sólo se puede circular en paralelo en tramos con buena visibilidad y sin aglomeraciones de tráfico. Los ciclistas siempre deben orillarse todo lo posible al extremo derecho de la vía.

En cuanto a la iluminación, la normativa especifica que las bicicletas, para circular de noche, por tramos de vías señalizados con la señal de 'túnel' o cuando existan condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad, deberán disponer de luz de posición delantera y trasera y catadióptrico trasero. Además, para poder circular por cualquier vía, urbana o interurbana, las bicicletas deben equipar un timbre, prohibiéndose el empleo de otros aparatos acústicos distintos.

Si el niño utiliza la bicicleta para ir al colegio, el centro escolar debe habilitar una zona para dejar la bicicleta. La mochila no debe ir sobrecargada de peso, ya que podría desestabilizar al niño.

También es recomendable que los adultos acompañen a los niños las primeras veces, identificando los puntos peligrosos, los cruces y pasos de peatones (y la forma de cruzar). Se les debe explicar también que deben circular de forma tranquila y segura.