Gorbachov y su esposa Raisa en Lanzarote. / c7

Aquel verano de Gorbachov y Raisa en La Mareta

Estuvieron en la residencia de Lanzarote en 1992

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

No todos los inquilinos de La Mareta se parapetan tras los muros y un blindaje de seguridad que impide verles disfrutar de sus vacaciones. Los ha habido que, pese a su relevancia internacional, han entendido que un destino seguro como Lanzarote es ideal para hacer lo que todo turista sin esconderse: coger sol, darse un baño, pasear y entrar en una tienda a hacer compras. Ese fue el caso de Mijaíl Gorbachov.

Hay que dar a la moviola 30 años atrás -porque sí, hubo una cosa que se llamaba moviola-. Gorbachov había sido desplazado del poder en lo que fue la Unión Soviética con un golpe de Estado. Fue una especie de paradoja o de justicia poética, que dirían sus detractores: el hombre que había batallado desde el régimen soviético para abrirlo a las libertades acabó siendo devorado por ese mismo proceso y España le reconoció el esfuerzo con un regalo en forma de vacaciones.

El lugar elegido fue la residencia de La Mareta, que había pasado de ser propiedad de Hussein de Jordania a inmueble a disposición de los Reyes de España y su familia. Un regalo propio de las amistades entre dos familias reales muy unidas, con el añadido de que Hussein nunca llegó a alojarse en la espectacular residencia lanzaroteña.

Allí, en agosto de 1992, llegaron Mijaíl Gorbachov y su esposa Raisa, que venían acompañados de un séquito no demasiado amplio y estuvieron tres semanas. Para alegría de la prensa, desde el primer momento se dejaron hacer fotos paseando, comprando en una tienda e incluso -ahí ya los fotógrafos tiraban voladores de emoción- dándose un chapuzón en el agua, ella en bikini y él con un bañador tirando a Turbo. No hubo enfado de los agentes de seguridad ni llamadas para impedir la publicación de las imágenes. Se ve que Gorbachov ya entendía de qué iba la libertad...

Con esa estancia vacacional en La Mareta, Gorbachov y Raisa se unieron a una lista de ilustres inquilino del inmueble que incluye, además de integrantes de la Familia Real española, a los cancilleres alemanes Helmut Kohl y Gerhard Schröder; el presidente checo Václav Havel; el presidente de Kazajistán en 2005, Nusurtan Nazarabayev; y en cuanto al Gobierno de España, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez.