Centro de vacunación en Roma. / E. P./

Ómicron rompe fronteras en Europa

Se elevan a seis los países afectados en la región por la nueva variante de la covid-19 tras confirmarse trece casos en Países Bajos y dos en Dinamarca

IVIA UGALDE

Europa ha emprendido una «carrera contra el reloj» para detener el avance de la nueva variante del coronavirus. Así lo reconoció este domingo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una jornada en la que Ómicron siguió extendiéndose por el continente. Ya son seis los países afectados por esta cepa que, según la Agencia de Salud de la UE, representa un riesgo de «alto a muy alto». A los casos ya detectados la víspera en Alemania, Reino Unido, Bélgica e Italia se han sumado en las últimas horas trece en Países Bajos y dos en Dinamarca mientras Portugal y República Checa trabajan en la confirmación de sendas infecciones potencialmente sospechosas.

Von der Leyen se mostró convencida de la urgencia y la gravedad de la situación que afronta Europa con la llegada de la variante B.1.1.529, descubierta el jueves en Sudáfrica. No obstante, alertó de que los fabricantes de vacunas necesitarán entre dos y tres semanas «para obtener una idea general de la calidad de las mutaciones». La irrupción de Ómicron se produce además en un momento muy delicado para la UE, que ya sufría un aumento importante de los casos de coronavirus a las puertas de las fiestas navideñas, lo que ha obligado a restablecer restricciones en algunos países.

Países Bajos, donde más se ha observado estos días el enfado social por medidas como la extensión del uso obligatorio de mascarillas y de la distancia interpersonal, es precisamente el que posee más casos de la nueva variante. El Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente confirmó ayer trece entre los 61 pasajeros que dieron positivo por covid-19 el viernes al regresar de Sudáfrica en dos aviones que aterrizaron en el aeropuerto de Schiphol. En cualquier caso, las autoridades sanitarias han advertido de que lo más probable es que el número aumente ya que quedan «muestras pendientes» de examinar.

Dinamarca, por su parte, se convirtió este domingo en el sexto país europeo afectado por Ómicron. La autoridad de enfermedades infecciosas dio cuenta de los casos de dos personas que viajaron al país en avión y han sido aisladas. «Esto era de esperar y, por lo tanto, nuestra estrategia es continuar con el monitoreo intensivo de la infección», señaló Henrik Ullum, director del Instituto Estatal de Sueros.

En el Reino Unido y Alemania, que el sábado dieron a conocer dos infecciones cada uno, ayer sumaron sendos casos que elevan a tres sus respectivos contagios. La Agencia de Seguridad Sanitaria británica informó de que el último afectado es un individuo que ya no se encuentra en el país. Estaba vinculado a un viaje al sur de África y permaneció en Westminster, en el centro de Londres.

«Es muy probable que encontremos más casos a medida que aumentemos el rastreo», explicó Jenny Harries, directora del organismo. Entretanto, el ministro de Asuntos Sociales del Estado germano de Hesse, Kai Klose, confirmó que la infección detectada en un pasajero que llegó el viernes a la región procedente de Sudáfrica corresponde a la nueva variante.

Italia, con un contagiado, y Belgica con otro completaban anoche un mapa al que temen sumarse en breve Portugal y República Checa, cuyas autoridades investigan sendos casos sospechosos. En Francia, el ministro de Salud, Olivier Véran, reconoció este domingo que «es cuestión de horas» el hallazgo del primer contagio de la cepa B.1.1.529 en el territorio tras la propagación de la misma en los países vecinos.

Suiza, el pasaporte covid por referéndum

. La ciudadanía suiza aprobó este domingo en un segundo referéndum la obligatoriedad del conocido como pasaporte covid por clara mayoría del 62%, según la proyección elaborada por el instituto GFS de Berna y recogida por el portal de noticias SwissInfo. Este respaldo contrasta con las protestas contra el pase sanitario celebradas en los últimos meses en distintas ciudades del país.

Para evitar disturbios en la jornada de votación, las autoridades extremaron las medidas de seguridad. Prueba de ello es que se prohibió el acceso a la plaza Federal de Berna tras convocarse una concentración no autorizada. Aun así, unas pocas decenas de manifestantes se congregaron ante la sede del Gobierno y el Parlamento, bajo una estrecha vigilancia.

El pasaporte covid suizo es un documento impreso o electrónico que acredita que la persona que lo posee ha sido totalmente vacunada contra la covid-19, se ha curado o ha dado negativo en una prueba. Este documento suele ser necesario para cruzar las fronteras e incluso para viajar en avión. También es obligatorio mostrarlo para entrar en un restaurante, asistir a grandes eventos con más de 1.000 personas o participar en actividades deportivas o culturales con más de 30 personas.

Quienes rechazan el certificado denuncian que se margina a la parte de la población que no lo tiene y critican el rastreo electrónico previsto en la misma ley. Por ello, realizaron una recogida de firmas y consiguieron forzar el segundo referéndum celebrado este domingo, donde el 'sí' finalmente se ha vuelto a imponer, como ya ocurrió en junio, que fue aprobado con un 60% de votos.