El prefecto de Sarthe anunció este miércoles el cierre de la mezquita de Allonnes, una localidad de 11.000 habitantes situada al oeste de Francia. / AFP

Francia cierra una mezquita y una escuela coránica por islamismo radical

El templo acogía a unos 300 fieles y era frecuentada por «individuos pertenecientes o cercanos al movimiento islamista radical», según el prefecto de Sarthe

BEATRIZ JUEZ Corresponsal. París

Francia continúa su lucha contra el islamismo radical. El prefecto de Sarthe anunció este miércoles el cierre de la mezquita de Allonnes, una localidad de 11.000 habitantes situada al oeste de Francia, ya que sus responsables legitimaban el recurso a «la yihad armada». También ha decidido cerrar la escuela coránica que la mezquita albergaba porque era «un lugar de adoctrinamiento» de niños musulmanes.

«Siguiendo mis instrucciones, el prefecto de Sarthe se ha comprometido a cerrar la mezquita de Allonnes, cerca de Le Mans», anunció en Twitter el ministro francés de Interior, Gérald Darmanin. Se ha tomado esta decisión porque los sermones que se daban en esta mezquita promovían «el recurso a la yihad armada, la muerte como mártir, la comisión de actos de terrorismo y el recurso a la violencia», precisó el ministro.

Una encuesta administrativa reveló además que desde la mequita se promovía «el odio y la discriminación» y «la instauración de la sharía», la ley de la religión islámica que recoge el conjunto de los mandamientos de Alá relativos a la conducta humana.

La mezquita, gestionada por Asociación de Allonnes para el Justo Medio (AAJM) y la asociación Al Qalam, acogía a unos 300 fieles y era frecuentada por «individuos pertenecientes o cercanos al movimiento islamista radical», según el prefecto de Sarthe.

El centro religioso albergaba una escuela coránica a la que acudían 110 niños, ante los cuales se promovía «la yihad armada». La prefectura de Sarthe considera que esta escuela coránica era «un lugar de adoctrinamiento». Un cartel en la puerta de la escuela coránica indicaba este miércoles que los cursos estaban «suspendidos hasta nueva orden», según informó la cadena de televisión France 3.

Francia se ha rearmado durante la presidencia de Emmanuel Macron legislativamente para luchar de forma más eficaz contra el islamismo radical. En los últimos meses, Darmanin, miembro del ala derechista del gobierno, ha ordenado el cierre de varias mezquitas y disuelto asociaciones sospechosas de hacer propaganda yihadista.

La inmigración y la lucha contra el islamismo radical prometen ser dos temas centrales en la campaña para las elecciones presidenciales de abril de 2022, a juzgar por las declaraciones de los candidatos de la derecha y de la extrema derecha en Francia en la precampaña.

Aunque el polemista y ensayista de extrema derecha Eric Zemmour todavía no ha anunciado oficialmente su candidatura a las presidenciales, agita desde hace semanas la precampaña con sus declaraciones xenófobas y anti-musulmanas. Se sitúa a la derecha de la líder ultraderechista Marine le Pen, que a su lado parece moderada.

Zemmour, que promete luchar contra el islamismo radical, obtendría el 17% de los votos, por delante de Marine Le Pen, con un 15% de intención de votos, y pasaría a la segunda ronda de los comicios, según un sondeo reciente de Harris Interactive para la revista Challenges.

Si Zemmour y Macron se califican para la segunda vuelta, el presidente saliente le derrotaría por 56% de votos a favor, frente al 43% del polémico ensayista, según el mismo sondeo.