La canciller alemana Angela Merkel en una videoconferencia sobre el terrorismo / REUTERS

La Europa comunitaria se prepara para eliminar mensajes radicales de las redes

El reforzamiento de las fronteras para «saber quién entra y quién sale» de la UE es «crucial», afirman Merkel y Macron

BEATRIZ JUEZ

El presidente francés, Emmanuel Macron, instó este martes a sus socios europeos a luchar de forma más eficaz y coordinada frente a la amenaza terrorista, tras los recientes ataques islamistas en Francia y Austria. «El terrorismo es una realidad europea a la que debemos aportar una respuesta común, coordinada y rápida», advirtió.

El dirigente galo recibió en el Palacio del Elíseo al canciller austriaco, Sebastian Kurz, para coordinar esa respuesta comunitaria a la amenaza radical. Tras su reunión, los dos mandatarios participaron en una minicumbre europea por videoconferencia con la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro, holandés Mark Rutte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen. Todos ellos coincidieron en la urgencia de reforzar las fronteras y lograr que internet retire rápidamente cada mensaje de radicalización que se cuelga en las redes.

El holandés recordó que «el odio, el extremismo y el terrorismo son problemas a los que no solo Francia y Austria se enfrentan». Rutte abogó en este sentido por «luchar contra organizaciones e individuos que odian nuestros valores: democracia, Estado de Derecho y libertad de expresión. No es un conflicto entre cristianos y musulmanes o entre europeos e inmigrantes. Es una lucha entre civilización y barbarie».

     

     

El atentado de Niza

El presidente francés, por su parte, insistió en reformar a fondo el espacio Schengen «para que sea un espacio de libre circulación (de personas), pero también de seguridad». Los líderes creen que es necesario proteger mejor las fronteras exteriores de la UE. «Es crucial saber quién entra y quién sale», opinó Merkel.

Macron instó a implementar mejor «el arsenal de medidas» del que ya dispone Europa: desde el desarrollo de bases de datos comunes hasta una mayor cooperación entre las policías de los estados miembros. «No hay que confundir la lucha contra la inmigración ilegal y contra el terrorismo, pero debemos mirar con mucha lucidez los lazos que existen entre estos dos fenómenos. El atentado de Niza, lamentablemente, lo ilustra», añadió.

Los líderes europeos también coincidieron en la necesidad de luchar mejor contra los mensajes de odio y radicalización en las redes sociales. Así, el presidente francés anunció que el reglamento de la UE para obligar a las compañías con páginas web a retirar en una hora contenido terrorista será adoptado «en las próximas semanas». «Internet es un espacio de libertad. Pero esta libertad no existe si no hay una seguridad», añadió.