Colas para vacunarse en el Hospital San Giovanni Addolorata de Roma. / EFE

La conversión del líder del movimiento antivacunas en Italia tras contagiarse

Una semana en la UCI por covid hace que Lorenzo Damiano, que incluso proponía un juicio para los científicos que defienden los sueros, anime a sus antiguos seguidores a vacunarse

DARÍO MENOR Corresponsal en Roma

De líder del movimiento antivacunas en Italia a adalid de la campaña de vacunación: ese es el recorrido vital que ha hecho Lorenzo Damiano tras contagiarse de covid y pasar una semana en la UCI de un hospital de Vittorio Veneto, en el noreste del país. De 56 años y antiguo militante de la extrema derecha, Damiano llegó a presentarse como candidato a alcalde de su ciudad, Conegliano, con una lista ciudadana bautizada 'Nuremberg 2', por el recuerdo al juicio a los líderes nazis tras la Segunda Guerra Mundial. En su caso abogaba por procesar a los científicos, políticos y periodistas que animan a los ciudadanos a ponerse la inyección contra la covid.

Tras comprobar en sus propias carnes cómo la enfermedad le ha puesto al borde de la muerte, el ya exmilitante antivacunas ha reconocido su error y anima ahora a sus antiguos seguidores a ponerse los sueros. «Después de este período tengo otra visión del mundo y me vacunaré, obviamente», confesó en la televisión italiana Antenna 3. «Estaré preparado cuanto antes para hacer saber al mundo entero lo importante que es seguir la ciencia. A veces es necesario pasar por una puerta estrecha para entender cómo son las cosas. Vacunaos todos, yo me voy a vacunar», comentó con la fe del converso el antiguo líder de los llamados 'novax'.

Todavía queda casi un 13% de la población italiana mayor de12 años que aún no ha recibido ni una sola dosis de los sueros contra la covid, lo que supone un grave problema para la salud pública. Se ve de forma clara en las UCIS de los hospitales, donde alrededor del 70% de los pacientes no se había vacunado. Su número, además, no para de crecer: ha aumentado un 17% en la última semana, mientras bajaba un 10% el de aquellos que habían recibido las inyecciones contra la covid. Para terminar de convencer a los escépticos frente a los sueros, el Gobierno de Mario Draghi aprobó la semana un decreto por el que, a partir de este lunes, sólo podrán acceder a los lugares de ocio y a los bares y restaurantes quienes hayan superado la enfermedad o estén vacunados.