París refierza la seguridad ante el inicio del juicio por los atentados yihadistas. / Reuters

Comienza el juicio por los atentados más mortíferos de la historia de Francia

Veinte presuntos islamistas serán juzgados durante los próximos mueve meses por el asesinato de 130 personas en París en noviembre de 2015

BEATRIZ JUEZ París

Casi seis años después de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París y Saint-Denis llega la hora de la justicia. Este martes arranca bajo fuertes medidas de seguridad en el Palacio de Justicia de la capital francesa el proceso por los atentados más mortíferos de la historia del país.

La ciudad no olvida lo que ocurrió esa noche cuando tres comandos coordinados sembraron el terror y dejaron un reguero de sangre en las inmediaciones del Estado de Francia, en las terrazas y en sala de conciertos Bataclan. El balance: 130 muertos y 350 heridos. Los ataques, que conmocionaron a los galos y provocaron una ola de solidaridad internacional, fueron reivindicados por el Estado Islámico.

«Toda Francia va a mirar este juicio. El mundo entero va a mirar este juicio», dijo Eric Dupond-Moretti, ministro de Justicia, tras visitar la sala de audiencias especialmente construida en el viejo Palacio de Justicia de la de la Île de la Cité, en el corazón de París.

El macrojuicio está previsto que dure nueve meses. Un maratón judicial que ofrecerá la ocasión para la Justicia francesa de «reafirmar que funciona con un número de reglas intangibles que distinguen la civilización de la barbarie», dijo Dupond-Moretti sobre este proceso «histórico». La sentencia del 11-S galo se espera para el próximo 25 mayo, según el calendario provisional.

Al igual que ocurrió en el proceso de los atentados de enero de 2015 contra la revista satírica 'Charlie Hebdo', habrá un solo juicio, a pesar de que hubo nueve escenas de crimen en los ataques. Veinte acusados, 542 tomos de informes, 1.800 partes civiles, más de 330 abogados y 141 medios acreditados participarán en los 140 días audiencia previstos.

En el banquillo se sentarán los responsables y cómplices, en diferente grado. De los veinte acusados, sólo catorce estarán presentes en la sala. Seis, huidos de la justicia, serán procesados en ausencia. Se cree que cinco de ellos podría estar muertos.

Salah Abdesalam

Destaca el francobelga Salah Abdeslam, único miembro vivo de los terroristas que participaron directamente en los atentados y que fue arrestado en marzo de 2016. El interrogatorio del prisionero más vigilado y odiado de Francia, está previsto que comience el 13 enero. Según el diario 'Le Figaro', el presunto terrorista reza mucho en prisión, recibe con regularidad la visita de su madre, su tía y su hermana, y se niega a ser vacunado contra la covid-19.

Ocho miembros de los comandos están muertos. Fallecieron al explotar sus cinturones explosivos o fueron abatidos por la Policía tras los ataques, minuciosamente preparados en Bélgica y Francia y pilotados desde Siria.

El 28 de septiembre comenzarán a testificar las víctimas y lo harán durante cinco semanas. El 10 de noviembre le llegará al turno al expresidente François Hollande. El socialista se encontraba en el Estadio de Francia asistiendo a un partido de fútbol amistoso entre Francia y Alemania. Tras el primer ataque suicida en las inmediaciones, Hollande abandonó rápidamente el campo para presidir un gabinete de crisis en la noche probablemente más larga de su mandato.

El ministro de Interior, Gérald Darmanin ha hecho un llamamiento a los responsables de seguridad para que extremen la vigilancia ante «la amenaza» terrorista. Darmanin ha pedido «un alto nivel de vigilancia, especialmente en los lugares de culto, centros de enseñanza, grandes reuniones (…) y antiguos lugares de los atentados». Recordó a los prefectos que el año pasado, coincidiendo con el proceso de los atentados terroristas de enero de 2015, hubo una serie ataques. Entre ellos, el asesinato y decapitación en octubre de 2020 del profesor de enseñanza secundaria Samuel Paty por haber enseñado a sus alumnos en clase las controvertidas caricaturas de Mahoma publicadas por 'Charlie Hebdo'.