Apple / REUTERS

Bruselas recurre el fallo que eximía a Apple de devolver 13.000 millones

Insiste en que tuvo un tratamiento fiscal selectivo y que el dictamen que le fue favorable en julio contenía «varios errores de derecho».

SALVADOR ARROYO Bruselas

Bruselas sigue adelante. La Comisión Europea ha anunciado este viernes la presentación de un recurso de apelación ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas para intentar corregir la sentencia del Tribunal General del pasado 20 de julio que eximía a la multinacional Apple de realizar un reembolso de más de 13.000 millones de euros en impuestos pendientes a las arcas irlandesas; una devolución que la Comisión Europea reclamó en 2016 por entender que la compañía de Cupertino se había beneficiado de unas exenciones que contravenían las normas de ayudas estatales que rigen en la UE. Aquel fallo fue un triunfo para el Gobierno de Irlanda y la propia compañía que, juntas, recurrieron a la justicia europea para tumbar la decisión del Ejecutivo comunitario en primera instancia.

La Comisión Europea ha presentado el recurso dentro de los dos meses y diez días fijados en aquel fallo judicial. Y ha sido su responsable de Competencia, Margrethe Vestager, la encargada de desvelar este paso con una declaración en la que insiste en que considera que el dictamen de julio «plantea importantes cuestiones jurídicas que son de importancia para la Comisión en su aplicación de las normas sobre ayudas estatales a los casos de planificación fiscal. La Comisión también considera -añade- que el Tribunal General ha cometido varios errores de Derecho».

La política danesa insiste en que la Comisión Europea seguirá utilizando todas las herramientas disponibles para «garantizar que las empresas paguen su parte justa de impuestos». De lo contrario, argumenta, «el erario público y los ciudadanos se verán privados de fondos para inversiones muy necesarias, cuya necesidad es aún más aguda ahora para apoyar la recuperación económica de Europa».

En agosto de 2016, tras dos años de investigación, Bruselas concluyó que Irlanda había concedido ventajas fiscales indebidas a dos sociedades del grupo Apple, con más de 6.000 trabajadores en el país. En concreto a Apple Sales International y Apple Operations Europe con sede fiscal en Dublín. La multinacional había conseguido importantes beneficios fiscales. En concreto, se hacía referencia a un desembolso de un tipo efectivo del impuesto sobre sociedades del 1 % sobre los beneficios generados en toda Europa en 2003, que fue reduciéndose progresivamente hasta el 0,005 % en 2014. El impuesto de sociedades irlandés ya es de por sí uno de los más bajos de la UE, del 12,5%.

El Tribunal General, se remarca desde el Ejecutivo de Bruselas, ha confirmado en repetidas ocasiones el principio de que, si bien los Estados miembros tienen competencia para determinar su legislación fiscal, «deben hacerlo respetando la legislación de la UE, incluidas las normas sobre ayudas estatales». El argumento que pesa ahora es que si los Estados miembros conceden a determinadas multinacionales ventajas fiscales que no se otorgan a sus rivales «esto perjudica la competencia leal en la Unión Europea, infringiendo las normas sobre ayudas estatales». Y Apple, se subraya, se benefició de un tratamiento fiscal selectivo. «Tenemos que asegurarnos de que todas las empresas, incluidas las digitales, paguen la parte que les corresponde de los impuestos donde se les debe», subraya Vestagher.